Sharing is caring!

Alberto Fernández aseguró que «el problema ya no es el AMBA» y adelantó que varias provincias del país «volverán a la fase 1» tras el incremento de contagios.

El presidente Alberto Fernández aseguró que «el problema ya no es el AMBA» sino que el coronavirus «se ha diseminado en todo el país», sostuvo que por ese motivo deben evitarse «los encuentros sociales, principal foco de contagios» y adelantó que varias provincias del país «volverán a la fase 1» tras el incremento de contactos registrados en los últimos días.

«El problema ya no es el AMBA, el virus se ha diseminado en todo el país, por eso debemos potenciar todos los cuidados, y eso depende de ustedes y hemos resuelto que vamos a mantener el sistema que tenemos con algunas correcciones hasta el 30 de agosto», sostuvo el Presidente, al anunciar desde la residencia de Olivos la prórroga del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, Fernández sostuvo que «el gran problema que tenemos son las reuniones sociales, porque es allí donde el virus circula con más facilidad» y le pidió a la sociedad «estar atentos porque el problema no está ni cerca de ser resuelto».

«Los problemas de contagio ocurren en los encuentros sociales que uno no puede dominar. Cuando van a los encuentros, lo hacen en la convicción de que todos están sanos, pero el asintomático enferma a otros», enfatizó.

Vuelta a Fase 1

El jefe del Estado anunció que se volverá a una fase más restrictiva en las ciudades donde se detectó una mayor circulación de la Covid-19 en las últimas semanas.

Al respecto, sostuvo que en lo que denominó «zonas rojas», en virtud al número de contagios, se vuelve «a Fase 1 para controlar al máximo la circulación humana y el contacto entre la gente» y detalló que aquellos lugares donde no estén «afectados por esa disposición va a seguir el distanciamientos social» que, dijo, «es algo que siempre debemos cuidar».

Kicillof y Larreta participaron del anuncio.

En ese sentido, Río Gallegos (Santa Cruz), Río Grande (Tierra del Fuego), y cuatro departamentos de Jujuy continuarán con las mismas condiciones de aislamiento social, preventivo y obligatorio; mientras que Tartagal (Salta), las ciudades de La Rioja y Chamical (La Rioja), y las ciudades de Santiago del Estero y La Banda (Santiago del Estero) volverán a uno más restrictivo.

«Debemos pedirles la máxima prudencia al encontrarse con otros hasta que llegue la vacuna», contra la Covid-19 insistió el mandatario, desde la residencia de Olivos.

En ese marco, resaltó que la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y el Laboratorio AstraZeneca que llegará al país durante el primer semestre de 2021, abre una «ventana de esperanza» porque «logramos ser junto a México los productores de la vacuna para toda América latina, y darle una solución a todo nuestro continente».

Deportes individuales, con protocolos

Asimismo, precisó que el Ministerio de Salud aprobó los protocolos para la realización de actividades deportivas individuales, sin competencia, en canotaje, gimnasia, golf, surf, skate, tiro, yatching, acuáticos, atletismo, remo, natación, pesas, pentatlón, tenis, tenis de mesa, ciclismo, equitación, squash, esgrima, badminton y paddle.

Tenis, una de las disciplinas autorizadas.

Otras actividades deportivas están en proceso de aprobación. Los protocolos serán publicados por el Ministerio de Turismo y Deportes.

«Está en nuestras manos cuidarnos porque para muchos esto se ha convertido en un tiempo en que se sienten sin la libertad de acercarse a sus afectos, pero lamentablemente no tenemos más solución que decirles que el riesgo se potencia enormemente en estos casos», advirtió.

En esa línea, advirtió: «Necesitamos encontrar una solución a la enfermedad, y la única medicina que hemos encontrado hasta aquí es acotar el máximo posible la circulación de las personas y el encuentro, la cercanía de esas personas. Por favor, no nos expongamos».

El caso de Jujuy

Fernández se refirió a lo ocurrido en provincias donde la pandemia parecía controlada y que luego por una relajamiento en las restricciones experimentaron un fuerte rebrote del virus.

Tal es el caso de Jujuy, provincia donde durante 100 días no hubo ni un solo caso de Covid-19 y que hoy presenta su sistema de salud al borde de su colapso.

«Hubiese querido que muchos argentinos que reniegan de esto que yo propongo, hubiesen escuchado al gobernador de Jujuy (Gerardo Morales)», sostuvo en referencia a la videoconferencia que mantuvo ayer con mandatarios provinciales y puntualizó: «Jujuy tiene un problema muy serio con el 93 por ciento sistema de salud ocupado».