Sharing is caring!

Desde el Frente de Mujeres Necochea Quequén queremos compartir una breve reflexión que surgió a partir de esta fecha tan significativa para nosotres como integrantes del Movimiento Evita, dado que la negra era compañera de nuestra organización.

Ser mujer y militante, disidente y combativa nunca fue fácil en ninguna sociedad de Occidente ni del mundo. Años de historia tras nosotras son testigos de las muertes y de los sacrificios que miles de mujeres padecieron para que hoy tengamos nada más y nada menos que VOZ…

Una voz que nos resignifica, que nos hace visibles, que nos permite pertenecer. La palabra hoy ya no nos puede ser negada, hoy salimos a gritar que estamos más vivas que nunca, pese a que nos matan cada día.

No vivimos en una sociedad soñada, pero soñamos con una Argentina transformada. Y por eso levantamos esta bandera, por eso la Negra es una luz que nos guía hacia la liberación, porque ya no podemos dejar de hacernos notar, porque estamos acá y nos vamos a quedar.

Lo está sintiendo el sistema patriarcal, lo están sintiendo las políticas públicas y lo está sintiendo el Estado: ¡NI UNA MENOS, VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS!

La negra era militante, anhelaba como muches un mundo mejor, sabía con certeza que la posibilidad de transformar una situación de injusticia en un derecho existe, y que, si queremos un cambio estructural en el sistema patriarcal, tenemos que salir a las calles a luchar por todo eso que todavía nos falta como sociedad.

Hoy las leyes son más claras; la Ley Micaela García, la ESI, la Ley de Educación Nacional, las leyes de Políticas del Cuidado, etc. existen gracias a las luchas colectivas que obligaron al Estado a voltear a ver lo que todo un pueblo le pedía: justicia social y políticas de cuidado integral para que ninguna mujer, para que ya nadie nunca más, tenga que sufrir los tantos daños al que nos somete el sistema.

La negra creía en las utopías, en la posibilidad de un mundo mejor. Y esa es hoy nuestra bandera, esa es nuestra lucha: que ninguna piba más muera en manos del patriarcado, que ninguna mujer sea callada nunca más.

Seguiremos luchando, seguiremos construyendo ese mundo que Micaela soñaba, esa patria más justa, más libre y soberana, respetuosa de las libertades individuales y gestora de nuevas subjetividades, menos violentas.

Así como ningún pibe nace chorro, ningún pibe nace siendo asesino. Por eso luchamos, por transformar en amor todo lo que hoy nos provoca dolor.

Feliz cumpleaños, Negra. Esperamos llevar siempre tu bandera con orgullo y compromiso.

Mujeres Evita Necochea Quequén.