Sharing is caring!

Las consecuencias del cambio climático, ha alertado, incluyen además del aumento de las pandemias y enfermedades, sequías y desertización, inseguridad en la producción de alimentos.

Ecologistes en Acció País Valencià ha advertido este lunes de que las pandemias son una de las consecuencias del cambio climático «desbocado».

Por dura que esté siendo la pandemia de coronavirus solo equivaldrá a un aperitivo de lo que vendrá con el cambio climático» si no se actúa «con determinación».

Así lo ha señalado la coordinadora de la organización, María Vicente, en su comparecencia en la comisión de la reconstrucción económica, social y sanitaria de Les Corts, en la que ha recordado que más del 70% de las enfermedades emergentes que han afectado a humanos en los últimos años, como el SARS, la gripe aviar o ahora la Covid-19 son «ejemplos muy claros».

Ha indicado que igual que con el coronavirus, hay que «hacer caso a la ciencia» también en lo que respecta a las advertencias sobre la emergencia climática porque la zoonosis aumenta precisamente por la restricción de la biodiversidad y no hay que «tomarlo a la ligera».

María Vicente también ha indicado que no se puede atajar la emergencia ecológica «haciendo lo mismo que la ha provocado» y es hora de «hablar de los límites» porque se está creciendo «a costa de vaciar la despensa del planeta» y agotar los recursos, aumentando a su vez los residuos.

Ha advertido de que «la reducción de la disponibilidad de materiales y energía por habitante no es una opción, va a ocurrir por las buenas o por las malas» y hay que prepararse para gestionar esta situación lo antes posible.

Por ello, ha instado la salida de esta crisis para «cambiar drásticamente de rumbo» y transformar la economía y la sociedad, evitando la «huída hacia delante de los sectores económicos» que están presionando para conseguir la desregulación ambiental y ayudas para «mantener algunas de las actividades más insostenibles». No considera «admisibles» las ayudas e incentivos a prácticas «insostenibles».

En este punto, ha señalado que Ecologistes en Acció está «en guardia» ante el anuncio del Consell de agilizar la tramitación de proyectos, algo que rechazan si no existe una capacidad robusta de supervisión que garantice el cumplimiento de las normativas sociales y ambientales.

No se puede garantizar la salud «en un mundo enfermo»

Por otra parte, la coordinadora de la organización ha destacado que el medio ambiente y la sostenibilidad son «la solución y no el problema» de la economía y ha recalcado: «La disyuntiva no es entre medio ambiente y economía, sino entre tener un planeta habitable o no tenerlo. No es posible garantizar la salud humana en un mundo enfermo».

Ha recordado que más de 30.000 personas, el equivalente a los fallecidos por Covid-19, fallecen prematuramente en España cada año por la mala calidad del aire.

La curva del calentamiento

Asimismo, ha señalado que «no hay tiempo que perder» porque cuanto más se tarde en actuar «más difícil será aplanar la curva del calentamiento global» y «más graves y costosas las consecuencias».

«Los plazos son apremiantes, la ciencia es clara», ha subrayado Vicente, que ha indicado que ya estamos en la sexta extinción de la biodiversidad, pero aún se puede acelerar o frenar. En una década, ha alertado, muchos sistemas podrían perder su funcionalidad y «dejar de garantizar servicios básicos como el agua potable».

Según ha incidido, el papel internacional de expertos sobre cambio climático deja claro que «nos quedan a lo sumo 10 años para tomar medidas muy ambiciosas que hagan que el aumento de la temperatura esté en límites manejables». «No tenemos margen para equivocarnos», ha reiterado.

Asimismo, ha destacado que la transformación verde «genera mucho empleo» y podría crear decenas de miles de puestos en gran medida deslocalizables en el ámbito de las energías renovables, agricultura y ganadería ecológica, recuperación y restauración de ecosistemas, transformación sostenible de procesos industriales, rehabilitación energética de los edificios, movilidad sostenible o reducción de residuos.

Además, muchos tendrían lugar en el ámbito rural y se podría «revertir la dinámica de la España vacía».

Recomienda políticas alineadas con la sostenibilidad

La responsable de Ecologistes ha recomendado a la comisión que se apueste por políticas alineadas con los objetivos de sosyenibilidad, cambiar la matriz del sistema productivo hacia sectores que respeten el medio ambiente y condicionar los estímulos de rescate a criterios que fomenten una transición económica justa. «Sería un error histórico que los fondos europeos para la reconstrucción no se usen con estos criterios», ha asegurado Vicente.

«Hay que poner la vida en el centro, la importancia de disfrutar de un medio ambiente sano, unas condiciones de vida dignas y relaciones sociales de calidad, y un modelo cultural que ponga en valor el cuidado de la tierra y las personas», ha concluido.

Transportes, agua y plásticos desechables

En su respuesta a los grupos parlamentarios, ha abogado, entre otras cuestiones, por la movilidad sostenible, paralizando la ampliación de infraestructuras de transporte asociadas a las emisiones de CO2, como las carreteras, e incrementando en su lugar la red de ferrocarril.

Respecto al agua, ha indicado que en algunas zonas se puede sacar agua del subsuelo con bombas y también hay que apostar por la desalación; mientras que en los residuos «la clave es separar la materia orgánica» y evitar la incineración.

También se ha referido al uso de plásticos de un solo uso para evitar los contagios de coronavirus y ha señalado que en ocasiones «ver cómo los guantes salen volando es duro» desde una perspectiva de sensibilidad medioambiental.

Tras admitir que la pandemia ha llegado de forma fortuita, ha instado a buscar alternativas a los elementos de protección porque «los plásticos son polímeros que pueden tener origen natural, no tienen por qué ser de petróleo».

«Tenemos un clúster del plástico que son máquinas para adaptarse a cualquier circunstancia», ha afirmado María Vicente, que ha abogado por hacer que lo desechable no lo sea y pueda tener varios usos.

Attac pide «un punto y aparte»

En la comisión también ha comparecido Alberto Martínez, de ATTAC, que ha abogado por no reconstruir lo que había antes y no implementar un punto y seguido, sino «un punto y aparte» tras la crisis de la Covid-19.

Entre las propuestas que ha planteado a los diputados están las relacionadas con mayor transparencia en la gestión pública, la justicia redistributiva, políticas impositivas «valientes para un reparto más justo», una banca pública que garantice el acceso de las pymes a créditos, la reversión de las privatizaciones y de la deslocalización de empresas, además de apostar por los empleos relacionados con los cuidados, un turismo «de calidad y sostenible» o la movilidad no contaminante.