Sharing is caring!

Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova y jefe del laboratorio de inmunología y microbiología molecular de la Fundación del Instituto Leluar en Tarea Fina.

Un grupo de más de 70 investigadores argentinos trabajan en una solución que neutraliza los efectos del COVID-19.  Se trata un “inmunógeno muy potente” obtenido a partir de anticuerpos equinos que podría producirse a gran escala. Además, se adelantó que por su excelente respuesta en la prueba in vitro en julio comenzarán a hacer ensayos clínicos en el AMBA.

En diálogo con Tarea Fina, Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova y jefe del laboratorio de inmunología y microbiología molecular de la Fundación del Instituto Leluar reveló que ellos ya venían trabajados con “un antígeno que permite desarrollar anticuerpos y produjimos un suero hiperinmune para otra enfermedad; pero cuando ocurrió la pandemia se nos ocurrió que esta podría ser una buena estrategia”.

 “Con toda esta experiencia, con el Instituto Leluar empezamos a trabajar con una proteína que le permite al virus entrar en la célula. Luego, lo que hicimos fue inmunizar a caballos con una empresa que está en Florencio Varela que se llama Instituto Biológico Argentino – Biol. Y para nuestra sorpresa obtuvimos altísimos anticuerpos contra esta proteína.”

Por eso, el investigador señaló que lo que se anunció ayer es que un laboratorio de bioseguridad del Malbrán (que aisló el virus y pudo secuenciarlo) demostró que nuestro suero tenía un alto poder neutralizante. Es decir, neutraliza el efecto que produce el virus en la célula. Es un ensayo in vitro. Es una prueba de laboratorio, pero es una prueba muy potente de que este producto podría servir”.

Además, el investigador se mostró esperanzado con este descubrimiento porque “nosotros tenemos una historia de mucho trabajo previo con el ANMAT, porque como Agencia Regulatoria, ellos conocen nuestros trabajos y saben que son seguros. Esta combinación entre seguridad y eficacia in vitro nos permite presentarles, en los próximos días, una propuesta de ensayo clínico que demuestre la seguridad y la eficacia en los pacientes”.

“Calculamos que en las próximas semanas empieza la búsqueda en hospitales y clínicas ubicadas en el AMBA para reclutar 200 o 250 personas con el objetivo de demostrar la eficacia del suero; y si funciona ya hemos desarrollado la escalada de la producción de nuestro producto” aseguró.

Finalmente, Goldbaum destacó que “cuanto antes se trate a los pacientes va a ser mejor. Nosotros pensamos que podemos intervenir en los primeros 7 o 10 días donde los pacientes presentan los primeros síntomas para evitar la propagación del virus y que aumente el daño. Si lográramos eso permitiríamos que el mismo sistema inmune de los pacientes desarrollen una respuesta que les permita liberarse de la enfermedad”.