Sharing is caring!

La vida en los calabozos de las comisarías de Necochea no es sencilla. Como consecuencia de alguna discusión uno de los muchachos detenidos le echó agua hirviendo al imaginaria, provocándole quemaduras de alguna consideración.

Dr. Mario Juliano

Se formó la causa penal y ayer fue la audiencia preparatoria en el Juzgado Correccional.

El fiscal Jose Luis Cipolletti le pregunta a la víctima (el policía) qué era lo que pretendía, a lo que el joven responde que no quería nada, que habían sido cosas del momento que ya habían pasado.

El fiscal le propone si lo conformaría un pedido de disculpas, a lo que responde que eso le sobraría. Charla con la defensa y acuerdo para celebrar una conciliación y extinguir la acción penal.

Entran los interesados a la audiencia y el acusado se para, se dirige a la víctima, le extiende la mano y le pide perdón por lo ocurrido. El policía extiende la suya y el pleito queda saldado.

El juez correccional de modo inmediato y frente a la conciliación de las partes da por concluido el caso y ordena el archivo de las actuaciones.