miércoles, julio 17, 2024

Castelli, Locales, Opinión

OPINIÓN: Triunfó la coherencia y una llamada clave

Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo.

El celular  del presidente del Honorable Concejo Deliberante, doctor Pablo Aued (Cambiemos), no contestaba en el cuarto intermedio del tratamiento sobre la adhesión total a la Ley de Emergencia de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, era lógico, los momentos de definición se vivían  en el cara a cara, y los acuerdos de Cambiemos con el Frente para la Victoria (Aued-Asa) parecían sellar el final de la película, ponerle algunas trabas a la adhesión para que Necochea-Quequén contara en días con el comienzo de dos obras importantes para el vecino, asfaltado de Avenida 554 hasta Almirante Brown, y la prolongación de modernidad en la 10 desde 99 a 117.

Esos pequeños vidrios molidos tirados en el camino (dicho metafóricamente), de la administración Facundo López, era significarle una derrota en el Legislativo en la sumatoria de manos levantadas, prolongar el plazo de inicio de ansiadas obras, y colocar en la vidriera el triunfo político de aquellos quienes empleando el criterio del análisis sempiterno de un principio que siempre  demora el fin para tenerlos en el centro de escena, algo que tiene acostumbrado al distrito con los mismos actores que últimamente parecen ir perdiendo gravitación en la escena.

En el medio de todo esto las declaraciones de la recién llegada a la arena política, la arquitecta Marcela Fernández Palma, atreviéndose horas antes a aseverar que no acompañaría la obra de la Avenida 10, lo que hacía pensar que se consagraba como vocera del bloque de Cambiemos o era una actitud individual. Todo era cuestión de tiempo.

La casa «veneguista» volvía al orden rápidamente.

La convicción del intendente, quien en todo momento manifestó que «una Ley se adhiere en su todo o no se adhiere» en claro desafío al propio bloque de Cambiemos, opositor en el distrito pero oficialista en gobernación y Nación, dudando de esa adhesión cuando su propia gobernadora María Eugenia Vidal pedía a los 135 distritos bonaerenses que adhirieran para comenzar el plan de obras.

Detalle, casi insignificante, la ausencia del edil doctor Alberto Esnaola, reemplazado por Mónica Haro, quien tímidamente apoyaba toda la adhesión a la Ley, sin aquellos discursos tribuneros del doctor no presente, quien siempre le encuentra un pelito a la sopa, especialmente a la hora de intentar notoriedad, aún a cuesta de las necesidades de la gente.

El acuerdo FPV-Cambiemos, vía presidencia del cuerpo y Ana Asa para lograr el objetivo de rechazar la totalidad de la adhesión a la Ley de Infraestructura provincial, sufrió un golpe cuando la política vertical se impuso y un llamado, primero al celular de Aued, que no atendía, segundo al propio teléfono fijo de la presidencia del cuerpo dejaba una orden, que no era discutible, sólo a ejecutar … «hay que votar la Ley porque es orden de la gobernadora de Buenos Aires y ustedes, bloque de Cambiemos en Necochea no pueden desconocerla».

Esa voz (orden) era del influyente dirigente Pro, el actual Subsecretario de Asuntos Municipales de la provincia de Buenos Aires, Alex Campbell, la nueva generación «macrista», activo y resoluto, ejerciendo la política en forma vertical cuando las circunstancias lo exigen.

Dicen que hubo previamente un diálogo con Geronimo Venegas, quien se encontraba en Suiza, asintiendo con la iniciativa de Campbell de cerrar las diferencias de criterio en el bloque de Necochea.

Y así fue…

Vuelta a la sala la «casa estaba en orden», todos comprendían el momento, el Frente para la Victoria, con la voz cantante y mesurada de su jefe, contador Francisco Medina (mutis de Ana Asa) seguía manteniendo su actitud de apoyo a las obras  y el no  acuerdo con dos articulados de la Ley, el edil Mario Labataglia del Socialismo absteniéndose.

La impecable exposición del licenciado Ricardo Calcabrini  en defensa de la ley, los  simples conceptos racionales de Marisa Roldán y Ernesto Mancino abrieron paso a los 15 votos positivos  de los 19 ediles presentes, ausente la doctora María Eugenia Ruiz del Frente para la Victoria.

El único beneficiado, el vecino.

El distrito ya recibió varios millones de pesos de un total de 58 para obras ansiadas, que significan en el corto plazo modernización y justicia social, con algo que muchas veces obviamos, el ingreso al mercado laboral de muchos trabajadores en unos días.

Para todo esto se discutía demasiado algo obvio, se marcaron diferencias quedando muchos expuestos ante los ciudadanos que quieren menos verbas y más acciones… «res,non verba», cosas, hechos, realidades por sobre palabras.

El día después.

El intendente y su bloque del Frente Renovador obtuvieron una victoria al conseguir la adhesión total a la Ley, el Frente para la Victoria en su figura más relevante en la actualidad, contador Francisco Medina hizo lo acorde a su realidad, la misma que tuvieron en la Legislatura provincial, votar las obras con diferencias de criterios en cuanto a las prioridades de los lugares a ejecutarse, resultando perdedora Ana Asa, acostumbrada a cerrar acuerdos intra muros, esta vez la decisión vertical de Cambiemos provincial y la orden a su bloque, la dejo solitaria, casi símil Marcela F. Palma, quien todavía no entiende la política, y la concibe sólo como actitudes individuales, fruto de inexperiencia o los apuros, de los que la  dejan hacer y  la dejan decir mientras hacen sus propios juegos en el arte de la política.

Cambiemos tomó decisiones erróneas días atrás (lo hemos repetido en otras  editoriales), tenía que entender que pertenecen a un frente donde la propia gobernadora propicia esta Ley y es votada por sus senadores y diputados (Rago-Domínguez) y apoyada por el propio Venegas, entonces no se entendió la actitud hasta el final acordando con el Frente para la Victoria, quedando pegados en una diferencia interna evidente, y además teniendo que acatar calladamente (aunque aseguran que se escucharon voces calientes)a ordenes provinciales.

Esnaola también vi declinar esa coherencia ideológica a que siempre hace auto-elogio, prefiriendo faltar antes que votar lo que nunca debió dudar votar.

El distrito no esta para desperdiciar ocasiones y muchos menos inversiones y obras, venimos viviendo de frustraciones hace mucho tiempo, bajo distintos signos ideológicos, el vecino no soporta más el «pero…»… eso que decimos cuando queremos elogias pero dudamos, queremos  afirmar pero no tanto, nos parece bien pero algo no esta bien.

El vecino dice no a la maquina de impedir.

El vecino quiere el si por  sobre los pero…

Esta harto de promesas que sólo sirvieron para engañar voluntades expectantes, discusiones banales sobre lo insustancial, o descubrir el sexo de los ángeles, el vecino quiere concreciones.

Ahora tendrá el municipio 58 millones de pesos para comenzar las obras en la 10 y en Quequén, inversiones para el distrito, compra de materiales en el distrito, trabajadores del distrito, dinero circulante en el distrito y mejoramiento en la calidad de vida del habitante.

2 thoughts on “OPINIÓN: Triunfó la coherencia y una llamada clave

  1. como viaja el momo a Suiza .capaz tiene afiliados a UATRE x ahi o le gusta el chocolate o disfruta de un paraíso fiscal `para hacer sus negocios….cual sera la respuesta?????

  2. Esta vez si Miguel felicitaciones en serio.Claro como debe ser y como venias diciendo es de esperar que las cosas cambien en mi querido distrito donde vivo hace años y años y culminare mi vida aqui.No vivo en calles de tierra ni tengo grandes necesidades pero pienso en tanta gente que espera siglos por obras y cuando las tenemos algunos se oponen.

Comments are closed.