Sharing is caring!

teatro-municipal-CRIM0002

Por Miguel Abálsamo

Hace cuarenta años se inauguraba el teatro municipal de nuestra ciudad. Un orgullo para todos. Al igual que el distrito es un claro testimonio del retroceso. En estado de deterioro y anarquía la indolencia oficial es notoria. ¿Queremos su fin para convertirlo en un edificio deshabitado… esa será la idea oficial?

La noche del 23 de octubre de 1970 se inauguraba oficialmente  nuestro Teatro Municipal. Esfuerzos, trabajos en conjunto, sueños concretados, y el recuerdo imborrable de la figura de Natalio Seta, quien junto a los actores del elenco estable de aquellos tiempos, hoy vigentes muchos de ellos, el Fondo Nacional de las Artes, la Subsecretaría de Cultura de la provincia de Buenos Aires y sectores de la comunidad, lo hicieron posible.

Un equipamiento necesario, 242 plateas,  obra realizada por  los arquitectos Omar Thomas y Alfredo Contin, las autoridades de entonces y el actor Jorge Salcedo cortaban las cintas inaugurales.

Había nacido nuestro Teatro Municipal.

Dos años antes se creaba el Seminario de Arte Dramático, puntapié inicial para el desarrollo del teatro necochense y el nacimiento de actores locales, compartiendo con figuras del nivel nacional, encuentros, actuaciones y diferentes realizaciones.

Sería imposible nombrar presencias inolvidables del espectáculo teatral que dejaron sus huellas en el Teatro, desde Alfredo Alcón a José María Vilchez, desde María Rosa Gallo a Milagros de la Vega, engalanando nuestra historia. Como sería imposible nombrar a  todos los nuestros, desde Danilo Devizia a Carlos Miranda, Pepe Cruz, las hermanas Bambill, Amelia Fiscina, Ernesto Gallo, Tatana Massón, una lista infinita, desde el apuntador al autor, desde el acomodador al primer actor, desde el iluminador al director, todos a una, hicieron grande esta historia.

No es la intención hacer nombres, recordar elencos, interpretaciones y obras que quedaron en el recuerdo y corazón de los necochenses. No es la intención. El motivo es reflejar el estado actual del Teatro Municipal.

!!!Pobre nuestro Teatro Municipal!!!

Esta dejadez actual es sinónimo de lo que  parece no interesa, no importa, queda  a segundo plano. Una total  falta de respeto.

La dejadez de la administración «molinista» es manifiesta en muchos ordenes de la ciudad, el Teatro Municipal es un claro ejemplo.

El propio alcalde desconoce una ordenanza del año 1997, exactamente del día 3 de diciembre, donde el Honorable Concejo Deliberante aprobó la creación del INSTITUTO MUNICIPAL DEL TEATRO, coordinado por el Director de Cultura Municipal y que estará compuesto por un representante de cada compañía teatral del Distrito, profesores de teatro, docentes de la Escuela Municipal de Artes.

Se financiaría con el cobro del alquiler del teatro, se gestionarán becas o subsidios culturales a través de los miembros del Instituto, ante empresas privadas, bancos, fundaciones, etc. que apoyen a la cultura nacional. El ente promocionará actividades teatrales, giras, participaciones diversas. Y se creará un fondo para el mantenimiento del Teatro Municipal «Luis Sandrini», con control de la comisión de Turismo, Cultura y Deportes del Concejo Deliberante.

Día 3 de diciembre del año 1997.

¿El alcalde no conoce esta ordenanza… nadie lo asesora… si la conoce porque no la hace cumplir?

Al contrario, cuando se presentan elencos teatrales locales, caso concreto el Grupo de Teatro «Candilejas», que recientemente realizó cuatro funciones en el Teatro Municipal, luego de deducir gastos, quedó un superávit de un poco más de mil pesos, que ni siquiera es parte de la Dirección de Cultura, o una cuenta afectada a reparación del Teatro, directamente se afectó a Rentas Generales.

Nuestro Teatro Municipal está en estado de abandono.

El sector de la cabina de luces antigua  en estado lamentable, cualquier cortocircuito nos puede dejar sin Teatro en media hora. Debemos prevenir la situación antes de cualquier siniestro como puede ser un incendio. Cables desordenados, elementos inutilizables. ¿alguien se hará cargo de esta situación ? Hasta el peligro de quedar electrocutado cualquier trabajador.

Es necesaria la urgente limpieza de canaletas y desagües, existe una rejilla lindante con el edificio de Ingresos Públicos que siempre esta  tapada, rebalsa agua, se filtra por las paredes del teatro llegando a los camarines e inundándolos. Ante la mínima lluvia las goteras caen en el escenario.

Las butacas necesitan una urgente reparación, la mayoría rotas y muchas comenzando a deteriorarse en sus respaldos. Bastaría para estos arreglos una caja de tornillos, y dos buenos martillos.

!!!Una verguenza!!!

El escenario además de limpieza tiene obstrucciones de carteles, sillas rotas, se dejan en los baños elementos de la escenografía…y ni hablar de los baños de los camarines, en estado lamentables.

Hay que ajustar los pasamanos de las escaleras.

La cámara negra como se denomina al telón de fondo del escenario tiene 39 años de vida, no recibe hace años mantenimiento y conservación, ni limpieza, ni teñido, ni reparación a sus roturas. Una simple modista podría al menos  comenzar solucionar algo de lo urgente.

. Las luces que se colocaron no son las aptas para una muestra teatral, muchas veces los propios elencos terminan alquilando otras de su propio bolsillo para poder brindar las obras en condiciones normales.

Hay que arreglar cuatro baños, una promesa oficial que nunca se cumple.

Hay un telón de boca que también tiene 39 años de vida. Sería hora de renovarlo.

El Teatro tiene en la actualidad 4 empleados de seis horas de labor cada uno. Si hubiese una organización adecuada y una diagramación de trabajo se podría coordinar todo mejor.

Un empleado para tareas administrativas, otro para limpieza general de camarines, sala, hall, baños, etc… dos para mantenimiento de pintura y arreglos en general. Es cuestión de organización.

El Teatro debe contar con un técnico permanente, y un Director del mismo.

Existe  un proyecto para un lanzamiento de campaña de suscripción de socios, tratando de lograr ingresos que ayuden a solventar los gastos que demande el mantenimiento y conservación del Teatro Municipal.

Y es prioridad una cuenta particular afectada al Teatro, y no que caiga cualquier recaudación a Rentas Generales.

El Teatro Municipal esta a punto de cumplir 40 años. ¿Qué pretendemos? Su derrumbe, su deterioro, cerrarlo, poner un shopping, una cancha de paddle, de dejarlo como  figura decorativa como una muestra de lo que fuimos y de lo que somos.

Espero no comiencen todos a echarse culpas, los de ahora a los de antes, los de ahora entre ellos.

Cuando la culpa  es de todos  termina no siendo de nadie, y aquí hay culpables, la actual administración municipal que lleva seis años en el gobierno, acumulando déficit, frustraciones, promesas incumplidas, buscándose excusas para no fracasar. No es hora de lavarse las manos.

El alcalde debería entender que los hombres serios se culpan a sí mismo por los errores, un hombre vulgar culpa a los demás.

En vez de buscar culpables, comiencen el arreglo de nuestro pobre Teatro Municipal. No comiencen mañana, empiecen ayer….

En la vida no se puede practicar la dejadez, hay que afrontar las responsabilidades. No se puede andar por el mundo, especialmente cuando se dirige una comuna, sin prestarle atención  a nada.