Sharing is caring!

gana_salud

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud, las expectativas de vida en todo el mundo podrían aumentar en casi cinco años si se controlasen cinco factores que afectan la salud como hipertensión arterial, el consumo de alcohol, la falta de agua segura, de saneamiento y de higiene, entre otros factores.

Según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza de vida podría aumentar en todo el mundo casi cinco años si se afrontaran cinco factores que afectan a la salud: la insuficiencia ponderal en la infancia (bajo peso debido a una dieta insuficiente), las prácticas sexuales de riesgo, el consumo de alcohol, la falta de agua segura, de saneamiento y de higiene, y la hipertensión arterial.

Esos factores son responsables de una cuarta parte de los 60 millones de defunciones que, según se estima, se registran cada año.

En el Global Health Risks, informe de la OMS, se describen 24 factores que afectan a la salud. Se trata de una mezcla de factores ambientales, comportamentales y fisiológicos tales como la contaminación del aire, el consumo de tabaco y la mala nutrición.

Asimismo, en el informe se destaca el efecto combinado que pueden tener todos ellos. Muchas muertes y enfermedades están causadas por varios factores, y se podrían prevenir disminuyendo su magnitud.

«Más de un tercio del total de muertes infantiles se pueden atribuir a unas pocas factores de riesgo nutricionales tales como la insuficiencia ponderal en la infancia, la lactancia materna inadecuada, o la carencia de zinc», señaló Colin Mathers, coordinador del programa de la OMS sobre mortalidad y carga de morbilidad.

Ocho factores de riesgo son responsables por sí solos de más del 75 por ciento de los casos de cardiopatía coronaria, la principal causa de muerte a escala mundial, a saber: el consumo de alcohol, la hiperglucemia, el consumo de tabaco, la hipertensión arterial, un índice de masa corporal elevado, la hipercolesterolemia, una baja ingesta de frutas y verduras, y la falta de actividad física. La mayoría de esas defunciones se registran en los países en desarrollo.

“La comprensión de la importancia relativa de los factores de riesgo para la salud puede ayudar a los gobiernos a configurar las políticas sanitarias que desean aplicar”, afirmó Mathers. Y agregó: “En muchos países se registra una mezcla compleja de factores de riesgo. A la hora de establecer sus agendas sanitarias, los países pueden combinar esos datos con información relativa a las políticas y sus costos”. (AGENCIA CYTA – INSTITUTO LELOIR)