Sharing is caring!

fatpren-corrientes

En la ciudad de Mercedes, provincia de Corrientes, un juez de instrucción atacó y ordenó el encarcelamiento del reportero gráfico César Castro y amenazó de muerte a un hermano menor que lo acompañaba.

El grave episodio ocurrió en la madrugada del domingo pasado en el local bailable “Suet Disco”, en cuyo interior y en medio de una nutrida concurrencia se encontraba el juez Pedro Andrés Fleitas en compañía de una dama, cuando llegó al lugar el reportero gráfico César Castro, trabajador del semanario “El Aguijón” de la ciudad de Mercedes y del portal digital “Todo Corrientes” de la capital correntina.

Castro comenzó con su tarea habitual, retratando a personas y personajes públicos de la ciudad de Mercedes para la sección de “sociales”. El Juez Fleitas reaccionó en forma violenta considerando que lo habían fotografiado y comenzó a insultar al reportero gráfico, haciendo que los custodios lo sacaran a golpes del interior del boliche, en una actitud grosera, desmedida y descalificante.

Castro denunció el ataque ante la Fiscalía de Instrucción y Correccional de Mercedes a cargo de la doctora Roxana Romero. Dijo que a continuación fue llevado por la fuerza y a los golpes hasta el automóvil particular del juez, que seguía fuera de sí, profiriendo amenazas de todo tipo contra el trabajador de prensa.

Una vez dentro del vehículo se le secuestró ilegalmente la máquina fotográfica y se borró el material que guardaba en la tarjeta de memoria, además de otros programas con los que cuenta el aparato, que resultó seriamente dañado.

Pero el ataque no terminó allí ya que el propio el propio juez corrió por casi 100 metros al hermano menor del reportero gráfico,  de 14 años, amenazándolo de muerte y proponiendo inclusive a un grupo de jóvenes que se hallaban fuera del boliche, para que tomaran acción directa en el incidente diciéndoles, a los gritos: “mátenlo que yo pago” en avergonzante versión dictatorial del que se siente dueño de las personas.

En la agresión lo acompañó un sargento de policía de apellido Leiva, que sería su custodia personal y que se encargó de extender las amenazas a todos los colegas de Fleitas que intentaron socorrerlo.

Con la firma de su secretario general Roberto Zorrilla, la Asociación de Periodistas de Corrientes, filial de la FATPREN, salió en defensa del reportero, condenó enérgicamente el grave hecho y señaló que la actitud del magistrado afecta elementales derechos del trabajador, a la vez que constituye un flagrante atropello a la libertad de expresión y al derecho constitucional a la información que tiene la gente.

El gremio de prensa denunció el ataque ante el  presidente del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes doctor Eduardo Farizano y requirió que el iracundo juez mercedeño explique los motivos por los que encarceló al reportero por 9 horas, lo encerró en un calabozo, secuestró ilegalmente su cámara fotográfica y borró la toma registrada. Y que sea juzgado por su conducta

La APC y la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa cuestionaron duramente la actitud del magistrado; exigieron una inmediata respuesta y reclamaron al gobierno y al máximo organismo de Justicia de Corrientes,  derechos y garantías para que los periodistas de Mercedes puedan ejercer su labor sin agresiones, presiones ni condicionamientos de parte de quienes son los encargados de impartir Justicia pero que en la vida cotidiana se comportan en forma  descontrolada, ilegal  y autoritaria.