Locales

Los ritmos de la naturaleza – El invierno

Sharing is caring!

el censo de belén

Por Antonio Elio Brailovsky

Queridos amigos:

Cuatro veces al año señalamos que el olvido de los ritmos de la naturaleza no es sólo una característica de nuestra cultura, sino que, muy especialmente, es una herramienta de quienes lucran con la destrucción de nuestro soporte natural.

Por eso, la percepción de los ritmos de la naturaleza es el primer paso para actuar en su defensa.

En esta obra, ustedes reciben:

  • La descripción del paisaje de un puerto en la estación fría, de la novela «Las ciudades invisibles», de Italo Calvino.
  • La obra de arte cargada de nieve que acompaña esta entrega es la síntesis de varias opresiones.

Es «El censo de Belén», de Peter Brueghel el Viejo (flamenco, 1525-1569). En cumplimiento de una orden del invasor romano, los judíos del año 1 van a censarse ante los recaudadores de impuestos del Imperio. De la parte superior izquierda del cuadro vienen bajando los campesinos, cargados de los productos que deberán entregar, y cruzan a pie un río helado. Al centro, los niños juegan en la nieve, desentendidos de lo que pasa a su alrededor. A la izquierda abajo, los hombres se agolpan ante las ventanas en las que entregan sus escasos bienes. Al centro abajo, María cabalga sobre un burro mientras José camina a su lado.

En apariencia, tenemos un paisaje costumbrista con una escena de la historia sagrada. Pero si le quitamos el título, lo que vemos es la opresión de un pueblo que ha sido invadido por las tropas del rey español Felipe II. De modo que el sufrimiento de los judíos es metáfora para hablar del sufrimiento de los flamencos. La obra estuvo escondida hasta mucho después de la muerte del pintor, porque la familia temía sufrir represalias.

Pero aún nos queda una tercera opresión.

En el peor momento de la última dictadura argentina, cuando se destruyeron miles de fuentes de trabajo y se impuso a sangre y fuego la concentración del ingreso, cuando la situación social se parecía a la que muestra el cuadro, hubo un grupo empresario que, gracias a esa situación, ganó dinero suficiente como para comprar esta obra.

Es el motivo por el cual hoy se la puede ver en el Museo Fortabat, en Buenos Aires.

También les envío:

  • El recordatorio de mis libros «Historia Ecológica de Iberoamérica», tomos I y II.
  • El link para bajar gratuitamente el libro de las Naciones Unidas sobre los medicamentos prohibidos en distintos países, muchos de los cuales nos recetan diariamente.

Quiero saludarlos en el comienzo del invierno.

Un gran abrazo a todos.

HACE FRIO EN EL PUERTO

El Gran Kan ha soñado una ciudad; la describe a  Marco Polo:

-El puerto esta expuesto al septentrión, en la sombra. Los muelles son altos sobre el agua negra que golpea contra los cimientos; escaleras de piedra bajan resbalosas de algas. Barcas embadurnadas de alquitrán esperan en el fondeadero a los viajeros que se demoran en el muelle diciendo adiós a las familias. Las despedidas se desenvuelven en silencio pero con lágrimas. Hace frío; todos llevan chales en la cabeza. Una llamada del barquero pone fin a la demora, el viajero se acurruca en la proa, se aleja mirando hacia el grupo de los que se quedan; desde la orilla ya no se distinguen los contornos; hay neblina; la barca aborda una nave anclada; por la escalerilla sube una figura empequeñecida, desaparece; se siente alzar la cadena oxidada que raspa contra el escobén. Los que se quedan se asoman a las escarpas del muelle para seguir con los ojos al barco hasta que dobla el cabo; agitan por última vez un trapo blanco.

—Vete de viaje, explora todas las costas y busca esa ciudad – dice el Kan a Marco-,

Después vuelve a decirme si mi sueño responde a la verdad.

-Perdóname, señor: no hay duda de que tarde o temprano me embarcaré en aquel muelle -dice Marco-, pero no volveré para contártelo. La ciudad existe y tiene un simple secreto; conoce sólo partidas y no retornos. (Italo Calvino: “Las ciudades invisibles”)

LOS MEDICAMENTOS PROHIBIDOS EN DISTINTOS PAÍSES:

Como ustedes saben, hay medicamentos que han sido prohibidos en diversos países por considerar que ponen en riesgo la salud o la vida de los pacientes. El más conocido es la aspirina pediátrica (conocida por el nombre comercial de Aspirineta, que no debe suministrarse a los niños), pero hay centenares más. Nos parece importante que los profesionales conozcan los motivos, para tener más elementos de juicio a la hora de recetar.

El libro de las Naciones Unidas «Lista consolidada» (Consolidates Lists of Products, en inglés), que contiene los medicamentos prohibidos, severamente restringidos o no autorizados en distintos países, y los fundamentos de esas decisiones, puede bajarse gratuitamente de Internet en el link de nuestra página Ambiente Académico:

http://www.ambienteacademico.com.ar/private/Medicamentos_prohibidos.pdf

Pueden copiarlo en un CD y entregárselo a su médico. Es probable que no lo conozca.