Sharing is caring!

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa expresó su solidaridad con María Cristina Robledo, la esposa del reportero gráfico José Luis Cabezas, quien expresó su bronca, indignación y dolor al conocer que Gregorio Ríos, el jefe de la custodia de Alfredo Yabrán que fuera condenado como instigador del abominable crimen cometido en 1997, fue beneficiado con la libertad condicional.

La resolución, conocida ayer, fue adoptada por la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores. Ríos había sido condenado inicialmente a la pena de prisión perpetua al ser considerado como «autor intelectual» del crimen de Cabezas. Esa condena, dictada el 2 de febrero del año 2000, había alcanzado también -con otras penas- a los integrantes de la banda de Los Hornos, considerados como los autores materiales del crimen del trabajador de prensa.

La esposa de Cabezas manifestó asimismo que los asesinos están cubiertos por empresarios poderosos y por la Justicia. Ríos, luego de ser condenado a prisión perpetua, logró que la Cámara de Casación Penal redujera su condena a 27 años en noviembre del 2003, pero luego la Suprema Corte de Justicia de la Provincia revisó esa sentencia y el acusado volvió a la cárcel, hasta que ayer, los integrantes de la Cámara Penal de Dolores, Fernando Sotelo y Susana Darling Yaltone, por una resolución lo excarcelaron en los términos de la libertad condicional

Conocida la resolución, los colegas manifestaron que este insólito beneficio vuelve a poner a la Justicia bonaerense en la mira de la sociedad, azotada en forma creciente por crímenes aberrantes contra ancianos, jubilados, trabajadores, mujeres y niños, en tanto se acentúa una sensación de impunidad que se acrecienta día a día.

Desde la FATPREN, junto a los padres, hermana, esposa e hija de nuestro compañero asesinado, nos preguntamos si no habrá llegado la hora de intervenir al Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, para que ministros de la Corte, Camaristas y Jueces sean designados por sus conocimientos del Derecho y no por sus amistades y compromisos con los políticos de turno.