jueves, agosto 11, 2022

Opinión

Hood Robin Molina

Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

El alcalde en la antípoda de aquella leyenda inglesa llamada Robin Hood que sacaba a los ricos y distribuía a los pobres, hizo a la inversa. Saca a los pobres municipales de escasos sueldos para «salvar» a los empresarios ricos de la Clínica Regional.

Robin Hood vivió en la segunda mitad del siglo XII bajo el reinado de Ricardo Corazón de León. La fatalidad lo hizo jefe de una banda de sajones rebeldes, independientes de los condados de Inglaterra. Robin y los suyos se refugiaban en la selva, tenían actos heroicos, saqueaban a los ricos y daban a los pobres. Estos últimos lo adoraban, los ricos le temían y detestaban…todo romántico pero fuera de la ley.

Fue uno de los héroes de las leyendas inglesas…

En nuestra ciudad apareció un Hood Robin, , llevando en su reino el déficit municipal de seis millones al comenzar su gestión a treinta millones en el presente. Hood Robin no cumplió sus promesas, se le cayeron las casas de los pobres en el Plan Federal de Quequén, por estos días se verá reflejado este tema en Canal 13, Telenoche Investiga y TN, Todo Noticias, donde los ciudadanos locales podemos observar las bondades del gobierno en la TV nacional, no eligió los delegados del interior por el voto popular, tal cual adquirió como compromiso electoral, fracaso su proyecto ,quedando como atrapado sin salida con nuestro Frente Costero, no permitió la concreción de un Polideportivo para los chicos del distrito frente a la Terminal, lugar hoy abandonado a su suerte.

Hood Robin Molina decidió una idea brillante para anotar en su leyenda cuando se escriba la historia en 50 años por delante, sacarle a los humildes para darles a los ricos.

Es decir, en la vereda de enfrente de aquel romántico inglés, se ubica nuestro pediatra alcalde.

Pretende sacarle capitas a la salud pública, unas mil, equivale decir restarle 80.000 mensuales al Hospital público, ergo, disminuirle un promedio de cien pesos promedio a los empleados municipales, que cobran por arancelamiento, intentando salvar la Clínica Regional, que está en una situación que el doctor Molina conoce, puesto que fue socio cuando cayó para siempre la Clínica Atlántica de la villa balnearia, que lo tenía entre sus accionistas.

Sin dudas que hay hombres que hacen más esfuerzos para perderse, que cuantos necesitarían para mantenerse en el camino derecho.

Este hecho absurdo enmarca otra situación insólita, de quien ostenta el más alto puesto de la ciudad.

Alcanzar una frazada que destapa a los empleados municipales y no alcanza a tapar a los 75 empleados de la Clínica Regional.

Los únicos que usarán la manta son los médicos empresarios de la Clínica Regional, sólidos económicamente en sus vidas particulares, con empresa Clínica Regional quebrada. Caso típico de empresarios ricos, empresas pobres.

Y el estado «molinista» recurriendo a ese auxilio.

¿No sería más coherente sentar a todos sin excepción a la mesa de negociaciones y hablar de frente sin subterfugios, que queden expuestos todos, y cada uno se haga cargo de su responsabilidad..?

El estado municipal no puede diezmar la salud pública y los propios ingresos, de por famélicos, del municipio, salvando la Clínica Regional y sus empresarios, poniendo delante en actitud demagógica a los trabajadores.

Que deban cobrar los 75 trabajadores de la Regional no admite discusión, que deban admitir responsabilidades y meter mano en los bolsillos los empresarios médicos tampoco, lo que si admite discusión es la actitud infantil, efectista, del intendente y su equipo de gobierno, sacándole a los trabajadores municipales un porcentaje de su sueldo mensual para trasladarlo a otros trabajadores con problemas.

Robin Hood quedará en el recuerdo. Para las gentes Robin y sus muchachos nunca han de morir, aunque el polvo de muchos siglos cubra sus tumbas.

Fue quien sacó a los ricos para darles a los pobres.

Nuestro alcalde Hood Robin quedará en el recuerdo como quien extrajo a los pobres municipales para darle oxigeno a los ricos dueños del Regional.