martes, mayo 21, 2024

Opinión

Unidos, serios y responsables

Sharing is caring!

escribiendo7.jpg

Por Miguel Abálsamo

La unidad del bloque Frente Justicialista para la
Victoria es poco frecuente en los avatares
políticos, donde siempre existen diásporas. Sin
dudas están demostrando gran sentido de la
unidad, seriedad y responsabilidad en sus actos.

Si algo luego del acto eleccionario del 28 de octubre del 2007 despertaba curiosidad sobre los acontecimientos futuros, llamaba al análisis, y surgían comentarios encontrados, era la continuidad de trabajo en el bloque de ediles opositores, donde comenzaban a converger diferentes arcos de ideas,  cada uno de los legisladores venían con sus propias identidades, unidos por el apoyo al proyecto del conductor político, doctor Gastón Guarracino.

Teniendo en cuenta que en repetidas oportunidades los bloques de concejales sufrieron divisiones, aún cuando pertenecían al mismo partido político e idénticas tradiciones.

Si reseñamos brevemente la historia democrática  del 83 a hoy en el distrito de Necochea en cuanto al Honorable Concejo Deliberante, salta a la vista bloques  individuales, actitudes  propias por sobre lo colectivo. Basta recordar a Juan Haubert, radical quien terminó en otro partido, o Gerardo Peña cuando acompañó al Frente Renovador Justicialista y una vez asumida la banca armó ¨rancho aparte…¨como diría una frase campera. Los vecinalistas Peña y Haida Frias, quienes se marcharon de las ideas de la  ACT, tratando de imponer las suyas, o los ediles Alfredo Lamberti y Beatríz Di Russo, quienes terminaron como quasi opositores al intendente Julio Municoy. De su mismo signo ideológico.

El ejemplo más grande sería cuando la destitución de Alfredo Vidal (PJ), obra y gracia no sólo de sus opositores sino de su propia tropa peronista, recordar la edil doctora Diana Gutiérrez de Trigo motorizando esa idea, que terminó por meses colocando en el sillón mayor de la intendencia a Julio Magnaterra, otrora el dirigente  de mayor influencia peronista  en  Quequén en la década del 80. Allí surgieron las voces del doctor Julio Amat y Oscar Serrano, justicialistas, quienes disconformes con la destitución de Vidal terminaron en bloques unipersonales.

Es simplemente una reseña, que podría ser mayor, el último eslabón fue la división del Frente por la Victoria, eligiendo el camino de la unidad el arquitecto Ernesto Costanzo, prefiriendo la soledad unipersonal, María de los Ángeles Haberle.

Ejemplos, muchos en estos 25 años, sin olvidar al hoy juez, Luis Rafaghelli…o al renunciamiento del edil de la UCR en el 85, el comerciante Pérez Moretti, hoy ya fallecido.

Los bloques han tenido divergencias profundas, a veces irreconciliables, que deterioraban sus propias imágenes, debilitaban esos bloques, y sin dudas no fortificaban la democracia.

El tiempo será testigo. Pero hoy demuestra este bloque de Frente Justicialista para la Victoria, un sentido de la  unidad que parece muy firme, un aspecto opositor, por el que fue votado, pero asumiendo la hora de la responsabilidad, manejándose con criterio,  y  madurez, en cada acto, sabiendo que la crítica debe hacerse seriamente, con fundamentos sólidos, y la coherencia debe ser identificadora del momento.

En el bloque habitan, la conducción  de alta personalidad, abierta y reflexiva de una importante mujer de la política local como Ana María Asa, quienes para muchos que conviven en el mundo del Concejo Deliberante, la sindican como una de las más laboriosas en el estudio de los temas y revisaciones de expedientes, hechos que por allí pasan desapercibidos para el ciudadano común.

José Luis Vidal, edil y nada menos que secretario general del Sindicato de Municipales, uno de los más importantes en el mundo gremial local, con identidad peronista ortodoxa, puede comulgar a la perfección con el doctor Ricardo Kanki Fernández y José María Ferrer, a quienes de sus tintes liberal o radical, que no ocultan, no les preguntan de donde vienen sino a donde van. El complemento ideal son los bajos perfiles de dos mujeres, Claudia Dufau, elegida recientemente y Cecilia Risso, mientras que el séptimo edil ,quien apostó a la unidad aún con pensamiento propio, es Ernesto Costanzo,  con  gestos de grandeza posibilitando la unidad, cuando viene de dos años de mandato ,fruto de la gran elección  por el FPV en el 2005.Esa experiencia la puso al servicio del conjunto y no a su promoción personal.

Es cierto que existen muchos factores para lograr esta unidad.

Los une el lugar de oposición, sabiendo que lo deben hacer con la mayor responsabilidad puesto que en poco tiempo podrían pasar a ser oficialistas.

Los une el proyecto de Primero Necochea, que sigue latente, intacto y dispuesto a seguir adelante camino a la renovación legislativa del año próximo, con la mirada en la intendencia en el 2011.

Los une un conductor político, de la estatura intelectual del joven abogado Gastón Guarracino, un constante pensador en soluciones, lleno de proyectos e ideas cada día, y que desde la provincia de Buenos Aires, prestigia a nuestro distrito desde el Ministerio de Trabajo bonaerense.

Fortalece la democracia la actitud del bloque opositor, no siempre la oposición esta a la altura de las circunstancias, muchas veces se enceguece en las acusaciones, tantas otras pierden la reflexión buscando publicidad, o juegan partidos individuales.

Cuantas veces criticamos ásperamente al Concejo Deliberante, lo hacemos con justicia, como también cometemos injusticias con esas críticas.

Por eso es interesante buscar lugar para el elogio, cuando el cuerpo lo merece.

Creo que esta actitud de unidad, seriedad y responsabilidad con que esta actuando el bloque opositor es valioso.

El tiempo será el mejor testigo de la continuidad en este proyecto y en esta forma organizativa.

Pueden estar seguro que según sus actuaciones en los tiempos que vienen, la sociedad los premiará o los castigará.

Por ahora van en una huella deseada y elogiada.

La sociedad es expectante y mide cada acontecimiento. Por el momento aprueban el primer examen, el trimestre  deja  para el bloque notas de buen nivel.