Locales

ELECCIONES 2007: Escrutinio en la Provincia de Buenos Aires. el más lento de la historia. Aún no se cerró el cómputo de ningún distrito. La culpa: la cantidad de boletas y de cortes.

Sharing is caring!

_provi0.jpg

El escrutinio definitivo de las elecciones del 28 de octubre pasado en la Provincia viene encaminado -es una forma de decir- a convertirse en el más lento de la historia. Y hasta que no se concluye el escrutinio definitivo, no se pueden emitir los diplomas de los gobernantes y de los legisladores electos. Y si no hay diploma, no hay jura ni asunción.

El «detalle» de esas formalidades adquiere particular relevancia, cuando faltan tres semanas para la asunción de las nuevas autoridades y todavía no se ha podido cerrar el escrutinio de ninguna de las ocho secciones electorales de la Provincia (a través de las que se eligen los legisladores bonaerenses) ni de ninguna de las 134 comunas. Y mucho menos, desde ya, se pudo concluir el escrutinio de la elección del gobernador, que sólo puede cerrarse cuando ya se definieron los de todos los distritos municipales.
Esta situación pudo ser conocida por EL DIA en fuentes calificadas de la justicia electoral en la Provincia, que señalaron que, «contra lo que podría imaginarse cuando un escrutinio es extremadamente lento, el retraso no obedece a que se hayan cometido irregularidades en los comicios ni a peleas interminables entre los fiscales de cada fuerza».
De acuerdo a lo indicado por las fuentes, esta lentitud «se origina en la inusual cantidad de boletas que hubo en estas elecciones y la impresionante cantidad de cortes que se registró; una combinación que convirtió en una tarea muy compleja la confección de las actas de las mesas y que generó que se cometieran muchos errores».
Solo el primer paso
Hasta el momento, lo que se concluyó es el «primer paso» del escrutinio, es decir, el control de las actas de cada mesa que hacen conjuntamente los fiscales de las fuerzas políticas y las autoridades de la Junta provincial de la Justicia Electoral Nacional.
Pero incluso este trámite sólo se concretó en tres de las ocho secciones: Capital (Octava-La Plata), Primera y Segunda. Se terminó, en esos casos, tanto el control de la elección de legisladores como la de intendentes de los distritos de esas secciones.
Sin embargo, no está concluido el escrutinio de ninguna de esas tres secciones, es decir, no hay números definitivos. Ocurre que del «primer paso» quedaron varias situaciones a consideración de la Junta. Y recién cuando ésta resuelva, se podrán conocer los resultados finales de esas secciones.
A tal punto el trámite viene demorado, que recién mañana empieza el control de las actas del escrutinio de la Tercera Sección.
Las fuentes dicen que, contra lo que podría suponerse, hasta ahora «el escrutinio viene muy civilizado». No se han planteado cruces, discusiones ni planteos fuera de lugar de los fiscales partidarios.
Pero sostienen que los errores son tantos -básicamente, no concuerdan las cantidades totales de votos anotadas con las sumas de los sufragios registrados para cada fuerza- que «no son los fiscales políticos los que piden que se abran las urnas para contar voto por voto; son directamente las autoridades electorales las que deciden abrirlas», se indicó.
Las fuentes insisten en que «resulta evidente, para quienes hacen el escrutinio, que las diferencias que se encuentran en las actas no son producto de la mala fe, ni de maniobras intencionales para desvirtuar el resultado de algún sector político ni de las autoridades de las mesas».
(EL DÍA)