EDITORIAL: Los slogans para imponer la cancha de hockey en el Parque

Por Horacio Castelli

La ciudad del no… La negatividad… La máquina de impedir… Todos slogans que muchos utilizan cuando no tienen fundamentos serios para imponer la decisión de avanzar sobre un lugar que pertenece a todos y está en serio peligro.

En las conversaciones habituales y en los mensajes en las redes sociales quienes quieren instalar la cancha de hockey en el Parque, utilizan slogans ya desgastados y mentirosos o agreden a quienes tenemos la mirada un poco más allá en el tiempo, y pensamos una ciudad realmente de avanzada.

¿Quién dijo que urbanizando e interviniendo sin estudios serios el Parque, Necochea Progresa?

¿Quién puede decir que forestar y urbanizar los sectores que están desiertos alrededor del Parque no es progresar?

Claro, es más fácil arrebatar lo que ya está hecho que comenzar a invertir seriamente donde se debe hacer.

Si los que hablan de “progreso” se hubieran dedicado a trabajar en serio estos años, todos los sectores que están sin forestar en el distrito de Necochea, tendrían hoy un avance real.

El Parque Miguel Lillo no es un invento para embellecer una ciudad, fue una necesidad para detener el avance de las dunas vivas que llegaban hasta la avenida 59 y diagonal San Martín.

¿Alguien cree que si se sigue avanzando en las intervenciones irresponsables no habrá consecuencias a futuro?

Además, cuando el Parque Miguel Lillo desaparezca y la arena avance sin posibilidad de detenerla creen que ¿los “maravillosos inversores” se van a quedar? o ¡dejarán en el más absoluto abandono a la ciudad y buscarán mejores horizontes para invertir!

Seamos serios de una vez por todas y estudiemos seriamente las intervenciones en nuestro distrito.

Esta discusión entre ambientalistas y dirigentes deportivos es insólita. Ambas partes quieren lo mejor para la ciudad.

Pero sin embargo, quienes comenzaron a participar en las redes sociales y en las discusiones, son personas ajenas a ambos sectores.

Por lo tanto, el tema supera a la cancha de hockey y al propio Parque, tiene que ver con la falta de proyectos serios y de estudios completos sobre políticas de estado que analicen qué hacer.

Los pocos proyectos que existen siempre apuntan hacia las inversiones inmobiliarias dentro del Parque como si fuera la única opción de intervención, cuando sabemos todos que es un espacio público que no se puede alambrar para que lo utilicen unos pocos.

La instalación de una cancha de hockey de césped sintético produciría el cierre perimetral de la misma lo que provoca una ilegalidad, además de una situación social inaceptable.

Que se diga que es una cancha para la práctica deportiva importante para la ciudad, no implica que se deba cercenar la posibilidad de utilización para todo el resto de la comunidad.

Esa es una postura que tienen fundamentos sociales, ambientales y legales.

Lo que sucede es que a los que no les gusta la postura fundamentada, comienzan a utilizar slogans e insultos.

Compartir noticia