viernes, mayo 24, 2024

Agro, Agro

CARBAP molesta con Javier Milei

Sharing is caring!

Carbap mostró preocupación por la postura del gobierno de Javier Milei de abrir la importación de carne de cerdo. Denuncian «competencia desleal» con Brasil.

La reciente apertura de la importación de alimentos y de carne de cerdo que habilitó el gobierno de Javier Milei es seguida con preocupación por el campo bonaerense por sus efectos negativos para los productores porcinos locales. La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) mostró su preocupación y denunció competencia desleal.

A través de un comunicado, la entidad que preside Horacio Salaverri, alertó sobre «una serie de beneficios impositivos para los importadores, generando mucha preocupación en todo el sector productivo» expresaron.

«Las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional están generando un escenario de competencia desleal que puede desencadenar en el ingreso masivo de carne de cerdo importada, principalmente de Brasil, poniendo en riesgo la viabilidad económica de los productores porcinos locales y afectando negativamente a la industria nacional» aseguraron.

El campo pide competir en condiciones de igualdad

Un informe comparativo de la Comisión de Producciones Alternativas entre la Argentina y Brasil encontró que en el país vecino la producción «está apalancada por la utilización de un promotor del crecimiento, denominado Ractopamina, que mejora la productividad en más del 6%».

«El uso de este componente está prohibido en Argentina como también en 160 países más, que incluyen a los principales mercados como la Unión Europea, China y Rusia, enrolados en una tendencia mundial de producción que va en otro sentido a la que por ahora utiliza Brasil» advirtieron desde CARBAP.

En ese sentido, precisaron que la Argentina se encuentra en línea con esta tendencia, «enfocándonos en prácticas de producción responsables que priorizan no solamente a los animales, sino también a los consumidores, a través del cuidado de la calidad de la carne tanto en el país como en el extranjero, ofreciendo productos de la más alta calidad y cumpliendo con los estándares más exigentes».

A partir de ese diagnóstico, pidieron al gobierno nacional que garantice «un mercado justo y equitativo para todos los actores de la cadena porcina, que sea sustentado por políticas serias para la producción» a fin de aliviar el “costo argentino” compuesto «por la carga impositiva que recae directamente en la producción primaria, como así también en la cadena».

«Desde Carbap instamos a las autoridades a tomar las medidas que nos permitan competir en igualdad de condiciones tanto a nuestros productores locales como a la industria porcina nacional, dejando fuera las prácticas desleales y la competencia injusta» plantearon.

Y se mostraron dispuestos a colaborar «para encontrar soluciones que promuevan un desarrollo sostenible y equilibrado de nuestra industria, beneficiando tanto a los productores como a los consumidores» concluyeron.