miércoles, mayo 22, 2024

Generales, Locales

“Antes te dejaban los autos para que le pusieras lo mejor, hoy estiran el cambio de aceite”

Sharing is caring!

Ariel Bracklo Contó su historia personal como comerciante, amante del motociclismo y del ciclismo y su lucha por el Puente Colgante.

Fue en Radio Rivadavia, en el programa Necochea Digital, con Quimey Marfil y Horacio Castelli.

Nos contó que “comencé en el año 95 con una caja de 74 pesos y 80 centavos. En esa época venía la gente y me dejaban los autos arriba de la vereda y me decían cambiame el aceite, ponele lo mejor”.

“Siempre en el mismo lugar, pegadito al Puente Colgante, color naranja, el mismo color que el Puente, y ya vamos a cumplir 29 añitos que estamos ahí”.

Haciendo historia sobre la situación económica de sus clientes indicó que “Económicamente cambió mucho, la gente hoy en día estira mucho los cambios de aceite y también yo me dedico al engrase y sopleteado porque tenemos mucha erosión del mar acá, así que hacemos algún tratamiento debajo de los chasis de los autos y de las camionetas, pero lógicamente fue cambiando como todo”.

“Hoy pasa que vienen y me preguntan, che mirá la verdad que se me cumplió un año, no lo podría estirar un poquito más, porque tengo que viajar, pero si si viajo no puedo cambiar el aceite porque no me alcanza el dinero para el combustible, bueno, como nos pasa todo hoy en día”.

Sobre su decisión de dedicarse al cambio de aceite de vehículos nos dijo que “Yo era chofer de transporte Centenario, un día me lo ofrecieron, siempre me gustó esa parte, yo todos los vehículos que tuve siempre estuve muy encima de ellos y bueno después me fue gustando”

“Hoy en día es mi lugar de terapia, aunque vos decís, pero estás trabajando, sí pero tengo mis amigos, mi gente conocida, la gente que te llama, que te pregunta”.

Para Bracklo el Puente Colgante es parte de su vida, y comenzó a peticionar con otros vecinos y comerciantes el arreglo y luego lucharon fuertemente para la reapertura que se demoró mucho más tiempo de lo establecido.

Destacó que ese puente en un comienzo tuvo una pasarela central de quebracho, que con el paso del tiempo y por la dificultad que tenían los caballos para transitar se fue llenando de piedras y luego asfalto.

También destacó la decisión de hacer la pasarela peatonal por fuera del puente a diferencia del original que tenía una vereda estrecha dentro del puente, ya que en 1929 cuando se inauguró el tránsito no era tan intenso como ahora.

Fueron varios los problemas con los que los ingenieros se fueron encontrando con los pórticos, que había partes podridas, y los tirantes tuvieron que ser cambiados y otros tensarlos convenientemente.