jueves, febrero 29, 2024

Locales, Turismo

Reinauguración del Teatro Nihuil

Sharing is caring!

Totalmente renovado y modernizado, reabrió sus puertas el Teatro Nihuil, de la Avenida 10 entre 75 y 77, con la obra «Hasta que la muerte nos una».

La sala con sus 140 butacas, así como el resto de las instalaciones del teatro, lucen impecables, incluyendo los elementos de iluminación, tras haberse hecho una importante inversión por parte del Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público (Sutep), propietario del establecimiento, como así también del hotel que se halla junto al Nihuil.

La decisión de poner en valor al teatro fue del secretario general del gremio, Miguel Angel Paniagua, que integra el área de cultura de la CGT nacional.

Paniagua estará presente el próximo lunes 22, cuando se haga la inauguración oficial de la sala teatral. Se le encargó la administración de la misma a Norma Pereira, productora de espectáculos de vasta experiencia en Necochea, quien no ocultó su felicidad por la reapertura del teatro. “Es como que estamos de fiesta”, expresó.

Fue el empresario Carlos Rottemberg quien sugirió a Paniagua que delegara la administración del teatro a Norma Pereira. Rápidamente se pusieron de acuerdo y comenzó a funcionar incluso antes de ser inaugurado oficialmente, cuando aún podían observarse escombros de la obra en el contenedor ubicado frente al teatro y todavía no se había colocado el cartel.

El martes fue el turno del grupo Crisálida, con la obra “Hasta que la muerte nos una”, dirigida por Belén Serre Suárez, teniendo como actores a Marcelo Bruno, Verónica Frechero, Karina Nicolás y Mónica La Pioggi.

Mandy Muñoz, que muchos años atrás cantó en el Teatro Nihuil siendo parte del grupo Tenor 4, manifestó sentir “mucha emoción” por este retorno, interpretando canciones de su autoría.

Remodelación

La dirección de la obra, que no sólo comprendió la sala teatral, estuvo a cargo del estudio Disarq, de la arquitecta Elisa Märquez. Y los trabajos fueron realizados por la empresa Sur Global.

Fue un desafío profesional, ya que la sala estaba en muy mal estado, con serios problemas de infraestructura. Hubo que dar solución a la falta de provisión de agua y rediseñar la instalación eléctrica.

Tras atacar los problemas de infraestructura, se hicieron desagües de los baños, renovándose totalmente las cañerías de agua de todo el edificio, así como del sótano

La obra de restauración comprende un baño para discapacitados, así como un depósito con una kitchen-office, entre otras tantas cosas con las cuales el Teatro Nihuil hoy luce radiante.