sábado, diciembre 09, 2023

Espectáculos

“El grabado tiene que ser un relato de lo que está pasando en un momento histórico”

Sharing is caring!

El artista Osvaldo Jalil, referente de la disciplina en el país, visitó por primera vez el CCN/BPAF

Osvaldo Jalil es un referente del grabado en el país con amplia trayectoria en distintos lugares del mundo. El artista se convirtió en uno de los principales gestores del material que se exhibe en el Museo municipal de Grabado “Lino Spilimbergo”, el primer museo del grabado del país, que está en guarda en el Centro Cultural Necochea Biblioteca Popular Andrés Ferreyra (CCN/BPAF).

“Me emociona mucho porque estoy acá por el maestro (Norberto) Onofrio y también por poder estar colaborando con este museo que es el primer museo del grabado del país y que además está en una ciudad de la provincia de Buenos Aires para mí es muy emotivo”, sintetizó Jalil al inaugurar la muestra “Incorporaciones recientes a las colecciones patrimoniales de grabados” en la sala Pedro Arozarena ubicada en el primer piso del CCN/BPAF.

La galería cuenta con obras de Seguí, Jalil, Rebuffo, Stekelman, Onofrio, Rueda, y Cavillia; y quedó abierta al público en el marco de la 5ta. edición de la Feria del Libro, Autores e Ilustradores “Rema que Rema” que todos los años se realiza en la mencionada institución con el apoyo del Ministerio de Educación de Nación.

Jalil nació en Buenos Aires el 15 de marzo de 1950. Cursó estudios con Demetrio Urruchúa, con Juan López Taetzel y grabado con Carlos Demestre. Se especializó en litografía en el renombrado Taller de Gráfica de La Habana (Cuba) y participó en numerosas exposiciones en el país y en el exterior habiendo sido seleccionado para exponer en 65 salones internacionales

Para este artista “el grabado tiene que ser un relato de lo que está pasando en un momento histórico y hay grabadores que seguimos trabajando con la misma temática social”.

Sobre el papel de “denuncia social” que tuvo la disciplina en el país aclaró que “siempre hubo gente que hizo otra cosa, es lo que llamo grabado decorativo, para decorar mueblerías”. Sin embargo, “hay gente que está trabajando muy seriamente y que sigue la línea de los maestros”.

En los tiempos actuales “el tema de las redes sociales es tremendo, ha contaminado todo el medio, y cualquier tipo que tiene una gubia se cree que es grabador”.

“Hoy tenés que ser famoso y vender, y se va dejando de lado el oficio” dijo al tiempo que aclaró: “el grabado es un oficio desde el momento de empezar a dibujar hasta la impresión, todo es grabado”.