miércoles, mayo 22, 2024

Opinión

La tecnología detrás de Crypto

Sharing is caring!

Por Tobias Adrian , Tommaso Mancini-Griffoli

Los criptoactivos han sido más una decepción que una revolución para muchos usuarios, y organismos globales como el FMI y la Junta de Estabilidad Financiera instan a una regulación más estricta.

Sin embargo, parte de la tecnología de rápida evolución detrás de la criptografía puede ser más prometedora. El sector privado sigue innovando y personalizando los servicios financieros.

Pero el sector público también debería aprovechar la tecnología para actualizar su infraestructura de pago y garantizar la interoperabilidad, la seguridad y la eficiencia en las finanzas digitales, como señalamos en un documento de trabajo reciente: Una plataforma de contratación y intercambio de divisas múltiples . Otros también están promoviendo puntos de vista similares .

La tecnología se ha adelantado

Las nuevas tecnologías de pago incluyen tokenización, encriptación y programabilidad:

  • La tokenización significa representar los derechos de propiedad de un activo, como el dinero, en un libro mayor electrónico : una base de datos mantenida por todos los participantes del mercado, optimizada para ser ampliamente accesible, sincronizada, fácilmente actualizable y a prueba de manipulaciones. No se requiere el anonimato de los saldos y transacciones de tokens (y, de hecho, socava la integridad financiera).
  • El cifrado ayuda a desvincular las verificaciones de cumplimiento de las transacciones para que solo las partes autorizadas accedan a la información confidencial. Esto facilita la transparencia al mismo tiempo que promueve la confianza.
  • La programabilidad permite que los contratos financieros se escriban más fácilmente y se ejecuten automáticamente, como con los «contratos inteligentes», sin depender de un tercero de confianza.

Innovación del sector privado

Con estas nuevas herramientas en la mano, el sector privado está innovando en formas que pueden ser más transformadoras que la ola inicial de criptoactivos: tokenización de activos financieros, tokenización de dinero y automatización.

La tokenización de acciones, bonos y otros activos puede reducir los costos de negociación, integrar mercados y ampliar el acceso. Pero pagar dichos activos requerirá dinero en un libro mayor compatible. Un ejemplo son las monedas estables , son un ejemplo en la medida en que cumplen con la regulación. Más importante aún, los bancos están probando cuentas corrientes tokenizadas. Y la automatización está muy extendida, lo que permite que terceros programen la funcionalidad tanto como los desarrolladores crean aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Si bien el sector privado supera los límites de la innovación y la personalización, no garantizará que las transacciones sean seguras, eficientes e interoperables, incluso si están bien reguladas. Más bien, es probable que el sector privado cree redes solo para clientes para negociar activos y realizar pagos. Los libros de contabilidad abiertos pueden surgir en un intento de conectar las redes privadas, pero es probable que carezcan de estandarización y de inversión suficiente dado el limitado potencial de ganancias. Y el uso de formas privadas de dinero para liquidar transacciones pondría en riesgo a las contrapartes.

papel del banco central

Las monedas digitales de los bancos centrales  pueden ayudar debido a su naturaleza dual como instrumento monetario, un depósito de valor y medio de pago, pero también como infraestructura esencial para compensar y liquidar transacciones. Los debates sobre políticas se han centrado principalmente en el primer aspecto, pero creemos que el segundo debería recibir la misma atención.

Como instrumento monetario, CBDC brinda seguridad; alivia los riesgos de contraparte y proporciona liquidez en los pagos. Pero como infraestructura, CBDC podría brindar interoperabilidad y eficiencia entre redes privadas para dinero digital e incluso activos.

Los pagos podrían realizarse de un dinero privado a otro, a través del libro mayor o la plataforma de CBDC. El dinero podría depositarse en la plataforma CBDC y luego liberarse cuando se cumplen ciertas condiciones, como cuando se recibe un activo tokenizado. Y la plataforma CBDC podría ofrecer un lenguaje de programación básico para garantizar que los contratos inteligentes sean confiables y compatibles entre sí. Eso también se convertirá en un bien público en el mundo digital del mañana.

Pagos transfronterizos

La misma visión se aplica a los pagos transfronterizos, aunque la gobernanza se vuelve más complicada (un tema importante que dejamos para otro momento).

Una plataforma pública podría permitir que los bancos y otras instituciones financieras reguladas intercambien representaciones digitales de las reservas del banco central nacional a través de las fronteras, como se sugiere en nuestro documento de trabajo.

Los participantes podían negociar reservas seguras del banco central sin estar regulados formalmente por cada banco central, ni requerir cambios importantes en los sistemas de pago nacionales.

Nuevamente, las transacciones requieren más que el movimiento de fondos. El riesgo compartido, el cambio de divisas, la gestión de la liquidez son parte del paquete.

Gracias al libro mayor único y la capacidad de programación, las monedas pueden intercambiarse simultáneamente, por lo que una de las partes no corre el riesgo de que la otra se aleje. En términos más generales, se pueden suscribir contratos de riesgo compartido, las subastas pueden respaldar mercados de divisas poco negociados y los límites de los flujos de capital (que existen en muchos países) se pueden automatizar.

Es importante destacar que la plataforma minimizaría los riesgos inherentes a dichos contratos. Garantizaría que los contratos estén completamente respaldados con dinero depositado, se ejecuten automáticamente para evitar transacciones fallidas y sean coherentes entre sí. Por ejemplo, un contrato para recibir un pago mañana podría comprometerse hoy como garantía, lo que reduce los costos de los fondos inactivos.

Más allá de la transferencia de valor, el cifrado puede ayudar a administrar la transferencia de información. Por ejemplo, la plataforma podría verificar que los participantes cumplan con los requisitos contra el lavado de dinero, pero permitirles ofertar de forma anónima en la plataforma, por ejemplo, en divisas, mientras aún ven el saldo agregado entre ofertas y demandas.

Por lo tanto, la tecnología puede apoyar objetivos clave de política pública:

  • Interoperabilidad entre monedas nacionales;
  • Seguridad gracias a las reservas depositadas en el banco central, firmeza de liquidación y ejecución automática de contratos;
  • Eficiencia a partir de bajos costos de transacción, participación abierta, consistencia del contrato y transparencia.

Queda mucho por explorar, y esta visión aún está tomando forma. Crypto fue impulsado por un intento de eludir a los intermediarios y la supervisión pública. Irónicamente, su valor real puede provenir de la tecnología que el sector público puede aprovechar para mejorar los pagos y la infraestructura financiera para el bien público, para inyectar interoperabilidad, seguridad y eficiencia en la innovación y personalización del sector privado.