lunes, mayo 27, 2024

Agro, Locales

Paro de URGARA en todo el país. Respuesta de Acopiadores

Sharing is caring!

La medida de fuerza era algo esperable, puesto que el gremio amenazaba con tomar esta decisión tras la finalización de la conciliación obligatoria. Acopiadores, por su parte, aseguró que los reclamos del gremio son “falacias” y “excusas”

La Unión de Recibidores de Granos y Anexos (Urgara), liderada por Pablo Palacio, que a nivel local y regional conduce Juan Carlos Peralta, inició un paro nacional por tiempo indeterminado en todos los acopios y cooperativas en un intento de presionar para obtener una revisión paritaria.

La decisión del gremio que forma parte de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval R. A. (FeMPINRA) surgió luego de que finalizara la conciliación obligatoria y tras tres meses y 15 reuniones en el Ministerio de Trabajo, según explicó la sede central a través de un comunicado difundido en sus redes sociales.

Además, Urgara argumentó que durante estos encuentros existieron “dilataciones y ausencias de voluntad a los reclamos por parte de la patronal Federación de Acopiadores y Coninagro”.

“El ofrecimiento empresario pretende una mínima recomposición escalonada sobre la base de salarios fijados desde hace casi un año atrás y que equivale a 4 bolsas de maíz ofendiendo la dignidad de sus trabajadores y sus menguados ingresos”, alegó el gremio en su descargo al momento de anunciar la medida de fuerza.

Pese a que el paro comenzó este 30 de marzo a las 00 horas, el conflicto no es algo reciente. De hecho, Acopiadores se refirió a los reclamos sindicales hace unas semanas a través de un comunicado que compartió en su cuenta de Twitter.

Te puede interesar: Corte de ruta de transportistas genera demoras y largas filas de camiones en la Autopista Buenos Aires-Rosario

La Federación tomó a las demandas del gremio como “excusas para implementar una medida de fuerza” y aseguró que están basadas en “falacias”. Por esto mismo, procedió a aclarar algunas cuestiones sobre por qué no se alcanzó un acuerdo.

El principal motivo fue “el no pago de un ‘bono consolidado’ de 104.000 pesos”, mientras que el segundo fue la negativa de la patronal a aplicar una “cláusula gatillo” de la Paritaria 21/22, algo que está previsto “exclusivamente cuando la inflación aumenta más que el incremento salarial otorgado”.

Con respecto al primer motivo, Acopiadores recordó que en 2020 se pagó un bono de más de 10 mil pesos, esto se volvió a implementar en 2021 con un monto de 32 mil pesos, al que se le sumó un bono “excepcional” de 20 mil. “En estas paritarias el acopio ofertó un bono anual de $64.000, que toma el aumento del costo de vida sobre los $32.000 de 2021″, mencionaron.

De esta manera, explicaron que Urgara “pretende incorporar el Bono Covid de manera permanente y sumarlo a los cálculos anuales de negociaciones, pidiendo un Bono Anual de 104 mil pesos”. El gremio, por su parte, reiteró en esta oportunidad sus reclamos al sostener que la patronal “se niega a fijar con pautas serias el Bono Extraordinario Anual que se tendría que haber percibido en el mes de diciembre de 2022, ofreciendo sumas en cuotas a partir del mes de abril, totalmente irrisorias y sin fundamento”.

Acopiadores en su momento indicó que “antes el premio adicional anual era una decisión exclusiva de la empresa” para los trabajadores que considerara y planteó: “En los últimos años parece haberse convertido en una obligación exigible por el sindicato y que debe ajustarse de la forma que ellos pretendan”.

En relación con los salarios, la Federación aseguró que Urgara “falta a la verdad”, ya que argumentó que “en todos los encuentros paritarios se demostró que la escala salarial hasta la fecha está por encima de la inflación acumulada para el mismo período”.

“No solicitamos nada extraordinario, ni distinto a lo negociado en otros convenios”, respondió a inicios de marzo Urgara. En este contexto, arremetió contra las empresas al decir que “saben perfectamente que ninguna compañía se va a fundir si paga el salario que cada trabajador se merece”. En su descargo durante los primeros días de marzo, el gremio amenazó con nuevas medidas de fuerza, algo que impedía el llamado a conciliación obligatoria.

Infobae