miércoles, febrero 01, 2023

Opinión

Cómo las economías y los sistemas financieros pueden medir mejor los riesgos climáticos

Sharing is caring!

Por Tobias Adrian , Vikram Haksar e Ivo Krznar

Cuando se trata del impacto devastador del cambio climático, la mayoría de la gente piensa en el daño infligido a las vidas y los medios de subsistencia. Sin embargo, los efectos de un clima más frecuente y extremo son igualmente importantes para la salud de los sistemas financieros.

Los impactos físicos de las perturbaciones relacionadas con el clima, como los daños causados ​​por huracanes a las redes eléctricas, afectan a las instituciones financieras y la forma en que toman decisiones. También lo hacen los riesgos de la transición a una economía baja en carbono. Piense en los costos de los nuevos impuestos al carbono o las nuevas leyes que requieren la eliminación gradual de los combustibles fósiles antes de que haya reemplazos más ecológicos disponibles.

Para tomar decisiones bien informadas sobre operaciones futuras, los bancos, las aseguradoras y otros en el sector financiero necesitan herramientas para gestionar los riesgos climáticos en sus operaciones y balances. Al mismo tiempo, mientras los supervisores financieros monitorean la resiliencia del sistema, necesitan herramientas para evaluar y supervisar adecuadamente estos riesgos.

Análisis de riesgo financiero

Con las herramientas adecuadas, las autoridades del sector financiero pueden comenzar a evaluar los riesgos climáticos como un aporte crucial para evaluar cómo gestionarlos con las políticas adecuadas.

Aquí es donde interviene el FMI. El Programa de Evaluación del Sector Financiero del Fondo ya examina regularmente la resiliencia de los bancos y otras instituciones, incluso con pruebas de estrés para medir mejor los riesgos sistémicos. Estos procedimientos se están modificando para incorporar el análisis de riesgos climáticos a fin de medir mejor los riesgos de estabilidad financiera derivados del cambio climático.

El análisis de riesgo generalmente implica el desarrollo de pruebas de estrés basadas en escenarios para evaluar la solvencia bancaria. El proceso incorpora escenarios macroeconómicos adversos diseñados específicamente para las pruebas, incluidos elementos como la contracción económica, el aumento del desempleo, las perturbaciones del tipo de cambio y la caída de los precios de los activos.

Estos escenarios se utilizan luego como datos de entrada cuando se analizan las relaciones entre estos impulsores macro y los factores de riesgo, como el riesgo crediticio y los ingresos por intereses, para estimar los impactos en los ingresos y el capital del banco. Luego, la resiliencia del banco se evalúa en función de si los niveles de capital caen por debajo de los umbrales regulatorios.

Más allá del enfoque estándar

A diferencia de las pruebas de estrés convencionales, el análisis de riesgo climático, en esta etapa, no se enfoca en cuantificar las posibles necesidades de capital de las instituciones financieras en relación con los umbrales regulatorios. En cambio, el enfoque del FMI se centra en medir y crear conciencia sobre los riesgos. Esto refleja nuevos desafíos, incluidas las complejidades de modelar el riesgo climático y sus impactos económicos en horizontes muy largos y grandes lagunas de datos.

Si bien las consecuencias del cambio climático se desarrollarán durante décadas, los riesgos que podrían surgir en los próximos tres a cinco años se consideran en los ejercicios típicos de prueba de estrés. La incidencia y el impacto de los eventos extremos está aumentando y existe una gran incertidumbre sobre las políticas. Todo esto puede tener potencialmente grandes efectos en el valor de las empresas y, por lo tanto, de los bancos, ya que los mercados valoran los efectos de los riesgos a más largo plazo en las perspectivas comerciales.

El primer paso en el análisis de riesgo climático del FMI es evaluar qué peligros son los más relevantes para un país. Cuando los riesgos climáticos son importantes, el marco de pruebas de estrés de solvencia bancaria incorpora el riesgo físico y de transición.

Esto a menudo comienza con escenarios de temperatura y emisiones basados ​​en cifras del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas y adaptados por Network for Greening the Financial System, una coalición de bancos centrales que trabajan en cambio climático.

Luego, los escenarios climáticos asignan escenarios de emisiones y temperatura a riesgos físicos, como clima extremo, y riesgos de transición, como futuros impuestos al carbono. Estos escenarios apuntan a las compensaciones entre el riesgo físico y el de transición: cuanto más ordenada sea la transición, menor será el aumento de las temperaturas y la ocurrencia del riesgo climático físico.

Datos y proyecciones

La evaluación general de la estabilidad bancaria implica medir cómo los riesgos físicos o de transición impactan en la economía y el capital bancario. Los riesgos físicos están localizados y requieren nuevos enfoques para comprender dónde pueden ocurrir tormentas e inundaciones. El análisis utiliza nuevos datos y proyecciones de la probabilidad y el impacto de diferentes peligros en los activos físicos, como edificios o infraestructura, y la actividad económica, como el calor extremo que reduce las horas de trabajo. Este enfoque se aplicó para considerar los riesgos para los bancos de los tifones en el FSAP de Filipinas de 2021.

Las políticas para apoyar la transición a un mundo con menos carbono buscan cambiar los recursos de los sectores marrones a los verdes, lo que afecta las perspectivas de los sectores marrones. Con el propósito de analizar cómo esto impacta al sector financiero, evaluamos el impacto de los impuestos al carbono (como un indicador del amplio conjunto de políticas para fomentar la transición) en sectores económicos individuales y, donde sea posible, directamente en los balances de las empresas y, por lo tanto, a los bancos

También evaluamos lo que sucede si los inversionistas vuelven a evaluar el valor de los negocios debido al efecto de los cambios imprevistos en las políticas sobre las ganancias a largo plazo. Tal resultado, a veces denominado momento Minsky climático, podría conducir a aumentos en el riesgo crediticio hoy, afectando el capital bancario. Esto se discutió en el FSAP del Reino Unido de este año, que evaluó cómo las valoraciones de las empresas y, por lo tanto, el riesgo crediticio, podrían verse repentinamente afectadas por el cambio climático.

Mejorar el marco de políticas

En esta etapa inicial, el análisis de riesgos climáticos puede ayudar a crear conciencia sobre la gestión prudente de los riesgos climáticos e incentivar a los bancos a mejorar sus marcos. Al mismo tiempo, ayudará a informar a los supervisores sobre la magnitud potencial de los riesgos relacionados con el clima en sus jurisdicciones y comprender mejor los canales de transmisión al sistema financiero.

Actualmente, varios supervisores y bancos centrales utilizan pruebas de estrés climático para medir las exposiciones a riesgos relacionados. Esto ayuda a comprender los desafíos a los que se enfrentan los modelos de negocio de los bancos, las implicaciones para la prestación de servicios financieros y las respuestas políticas deseadas. En última instancia, el análisis de riesgos climáticos ayudará a las instituciones financieras a divulgar y gestionar los riesgos relacionados.

—Este blog refleja la investigación de Pierpaolo Grippa, Marco Gross, Sujan Lamichhane, Caterina Lepore, Fabian Lipinsky, Hiroko Oura y Apostolos Panagiotopoulos.