jueves, enero 26, 2023

Castelli, Opinión

Un festejo. Un título. Muchos miserables.

Sharing is caring!

Por Horacio Castelli

La jornada de este martes 20 de diciembre, con la llegada de los campeones del Mundo, y una movilización histórica para saludarlos, será un hito permanente.

Los jugadores no pudieron cumplir con su sueño de festejar con los hinchas la obtención de la Copa del Mundo 2022, porque la marea humana hacía imposible su arribo.

La alegría de un pueblo que se siente representado por este grupo, no pudo ser empañada por quienes desean que a la Argentina le vaya mal.

Fue lamentable que el Primer Mandatario, elegido por la mayoría de los votantes en las últimas elecciones, no se atreviera a recibir a los campeones por lo que dirían los medios masivos de comunicación.

Hay, en la Argentina de hoy, un grupo de políticos opositores de bajísima calidad moral e institucional, apoyados por medios manejados por corruptos.

Solo quieren presionar permanentemente con amenazas mafiosas, para mantener bajo su dominio al gobierno, y estos se dejan manipular.

Que los campeones del mundo no hayan ido a la Casa de Gobierno, que es la casa de todos los argentinos, como hizo Maradona en el 86, fue lamentable.

La jornada fue histórica por la gente y los integrantes de la selección. Una vez más los políticos y medios hegemónicos de comunicación perdieron por goleada.