martes, noviembre 29, 2022

Ecología

C02: Los niveles atmosféricos empeoran inexorablemente

Sharing is caring!

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra experimenta un aumento del 50% si se compara con los datos de la era preindustrial. Por lo que los científicos advierten que se acaba el tiempo para tomar medidas eficaces.

El ‘terrible’ CO2

Los niveles de CO2 atmosféricos empeoran inexorablemente

Los niveles de CO2 atmosféricos empeoran inexorablemente. La concentración de CO2 en la atmósfera ya ha superado niveles de más del 50% de los que se experimentaba en la era preindustrial. Estos son parámetros que nunca se habían visto en nuestro planeta. Al menos en los últimos 4 millones de años. Una situación que la comunidad científica califica de muy alarmante.

El cambio climático de origen antropogénico es el causante de este problema. Los investigadores señalan que la quema de combustibles fósiles es el factor de contaminación preponderante. Especialmente en el sector eléctrico, el transporte y la industria. Pero también influyen negativamente la deforestación, la urbanización y la producción de alimentos y bebidas.

El dióxido de carbono es uno de los GEI (gases de efecto invernadero) más importantes. Gracias a su proliferación y concentración en la atmósfera se produce el calentamiento global. Ello sucede porque el calor procedente del Sol queda atrapado entre la corteza y la capa protectora de la Tierra. Además, el CO2 es capaz de persistir durante siglos tanto en los océanos como en la atmósfera.

Más contaminación cada año

Cada año los niveles de CO2 se disparan. El problema es grave y persistente. Más allá de cifras puntuales, como la registrada en mayo pasado cuando se superaron las 420 ppm. Ppm significa partes por millón, que es la unidad de medida con la que se cuantifica la polución aérea. Lo preocupante es que estas mediciones arrojan números que no paran de crecer.

Y hablamos de medidas se toman en el observatorio de Mauna Loa, que está ubicado en la isla norteamericana de Hawái. Este punto de medición es ideal, puesto que se encuentra en la cima de un volcán. De esta manera se accede a una zona que no se encuentra bajo los efectos de la polución ambiental local. Los niveles de CO2 atmosféricos empeoran inexorablemente.

Antes de la revolución industrial los niveles de CO2 eran constantes. El aire tenía una concentración de 288 ppm. Y esta cifra fue la que se mantuvo desde que apareció el ser humano. Y durante los siguientes 6000 años. Esto implica que las cifras actuales son producto de las acciones antropogénicas de algo más de 200 años.

También el mar

Los niveles de CO2 que hemos alcanzado sólo son comparables con los que experimentaba el planeta hace más de 4 millones de años. En esas épocas convulsas de regeneración y cambios los niveles de dióxido de carbono podrían superar las 400 ppm. Coincidiendo con los primeros milenios de la formación de nuestro planeta.

Los mares también experimentaban unos niveles muchísimo mayores a los actuales. Según las zonas podrían ser de 5 y hasta 25 veces superiores a los que se constatan en la actualidad. Eso implica que zonas que hoy ocupan grandes ciudades estaban bajo las aguas. Y áreas como el Ártico eran grandes bosques.

A día de hoy los niveles del mar aumentan. Crece la acidificación de las aguas. Y el calentamiento global tiene consecuencias nefastas para todos los que habitamos la Tierra. La multiplicación y agravamiento de los eventos climáticos es una de ellas. Nos quejamos de las olas de calor, de los huracanes y de las inundaciones, pero sabemos que existe el problema desde hace medio siglo.

Por ello los científicos no paran de alertar a gobernantes y gobernados de las graves consecuencias de este fenómeno. Y de cómo es posible detenerlo, mitigar sus efectos y hasta revertirlo. Pero seguimos haciendo oídos sordos a sus consejos. Porque nos puede más la codicia y el egoísmo. Y nos importa poco el presente y menos aún el futuro. Así nos va. Y peor nos irá. Los niveles de CO2 atmosféricos empeoran inexorablemente.

FUENTE: Ecoticias