lunes, julio 04, 2022

Internacionales

GUERRA: «Las negociaciones están en un callejón sin salida»

Sharing is caring!

Las negociaciones están «en un callejón sin salida» por culpa de los ucranianos, por lo que Rusia continuará la guerra para lograr el que fue su «noble» objetivo desde el principio: la conquista de todo el Donbas para proteger a la población local de etnia rusa.

Al día siguiente de la misión del canciller austriaco, Karl Nehammer, a Moscú, Vladimir Putin apaga las esperanzas de una solución diplomática.

«No teníamos otra elección» que atacar a Ucrania, afirmó. Y también sobre el tema de los crímenes de guerra, que su interlocutor había planteado en la difícil entrevista, rechazó todas las acusaciones, tachando la masacre de Bucha de «falsa».

La masacre es una «noticia falsa», dijo el jefe del Kremlin, y agregó que en la supuesta investigación rusa para llegar a la verdad también contó con la colaboración del presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko.

«Me dio algunos documentos hoy. Documentos que -argumentó- contienen escuchas telefónicas sobre cómo y quién llegó a esa comunidad, en qué medio de transporte, para crear las condiciones para organizar estas provocaciones y una operación bajo falsa bandera».

Es desde el nuevo cosmódromo de Vostochny, a 8.000 kilómetros al este de Moscú, que el jefe del Kremlin, junto a su fiel aliado bielorruso, lanzó el desafío a todo Occidente. Para ello eligió una fecha que simboliza el orgullo ruso: el 61 aniversario del lanzamiento del primer hombre al espacio, Yuri Gagarin.

Incluso entonces, dijo Putin, Moscú estaba bajo sanciones, «pero la Unión Soviética fue la primera en lanzar un satélite terrestre artificial, el primer cosmonauta fue nuestro, al igual que el primer vuelo de una estación espacial, la primera caminata espacial y la primera mujer cosmonauta».

El presidente ruso aseguró que incluso ahora Rusia podrá resistir y, entre otras cosas, llevar a cabo su programa espacial con el lanzamiento de la nave espacial automática Luna-25, probablemente dentro de un año. Mientras Occidente pagará las medidas punitivas adoptadas.

Kiev, por su parte, negó haber puesto trabas al progreso de las negociaciones y, de hecho, afirma que continúan, aunque sean «extremadamente difíciles», especialmente «en este ambiente emocionalmente pesado».

Pero las declaraciones de Putin dejan pocas esperanzas de que se pueda evitar la ofensiva rusa en el este del país.

Putin «decidió que no se detendrá», porque «necesita una victoria militar para sí mismo», comentó el presidente francés, Emmanuel Macron, quien fue el más asiduo interlocutor del líder ruso en un intento por evitar el conflicto.

El líder del Kremlin dijo que es para «proteger» al Donbas de aquello que definió como un «genocidio» perpetrado por los ucranianos desde 2014 cuando sus tropas invadieron Ucrania: «Ese era nuestro plan.

Las operaciones en algunas regiones del país perseguían el objetivo de bloquear a las fuerzas enemigas, destruyendo las infraestructuras militares y crear las condiciones para una acción más vigorosa en el Donbas».

Putin luego explicó de dónde saca tanta confianza en la victoria: la certeza de que tarde o temprano la unidad de Occidente se derrumbará bajo las consecuencias que las sanciones impuestas a Rusia tendrán en sus economías.

Sanciones que, entre otras cosas, según datos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) informados por el Instituto de Estudios Políticos Internacionales (ISPI), bloquearon hasta ahora solo el 7% de las exportaciones rusas.

Y que, sobre todo, aún no dio con la energía, principal fuente de ingresos de Moscú, a pesar de los reiterados llamamientos en este sentido desde Ucrania, el último de los cuales aquel de hoy del presidente Volodimir Zelensky.

De hecho, los precios del gas y el petróleo por las nubes hicieron que Rusia ahora gane más del 50% de estas exportaciones respecto a hace un año: más de 15 mil millones de euros sólo en marzo.

«Cuando las personas se encuentren con los precios de la gasolina y la inflación sin precedentes, esto se traducirá para ellos», los occidentales, «en problemas políticos internos, mientras querían que se tradujera en problemas políticos internos para Rusia», profetizó Putin.

FUENTE: ANSA.