miércoles, julio 06, 2022

Ecología

AMBIENTE: Día Mundial de la Salud 2022

Sharing is caring!

El cambio climático que afecta al planeta es nefasto para la salud, por eso el Día Mundial de la Salud que se celebra cada 7 de abril, en esta ocasión destaca la necesidad de salvaguardar la salud del planeta y las personas.

El Día Mundial de la Salud se celebra anualmente el 7 de abril y está patrocinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por otras organizaciones relacionadas. La primera Asamblea Mundial de la Salud decidió observar dicha fecha el 7 de abril de cada año, a partir de 1950 para conmemorar la fundación de la OMS.

Como cada año, se elige un lema que preside todas las conmemoraciones de dicho Día Mundial de la Salud y que para 2022 es ‘Nuestro planeta nuestra salud’. En plena pandemia, en un planeta contaminado y con un grave aumento de patologías como el cáncer, el asma y las enfermedades del corazón, es momento de acciones urgentes que permitan salvaguardar la salud de las personas y del planeta.

Impacto en la salud del cambio climático

Calor

Las temperaturas abrasadoras que se experimentan en ciertas zonas del planeta y que van a peor a nivel global según las predicciones de los científicos, contribuyen directamente a la mortalidad por enfermedades cardiovasculares o respiratorias, especialmente entre los ancianos. Las olas de calor son sinónimo de muertes adicionales por problemas de salud.

Con el aumento de las temperaturas se disparan las concentraciones de gases perniciosos que se encuentran en el aire, de polen y de aeroalergenos, motivo por el cual se exacerban las enfermedades cardiovasculares y respiratorias de todo tipo. Se espera, por ejemplo, que la gravedad del asma, una afección que padecen más de 350 millones de personas, aumente a causa de las temperaturas elevadas.

Lluvias y desastres naturales

En todo el mundo, la cantidad de desastres naturales relacionados con el clima se ha triplicado desde la década de los 60 y cada vez causan más muertes. El aumento del nivel del mar y de la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos viene acompañado de destrucción, enfermedades y pobreza.

Más de la mitad de la población mundial vive a menos de 60 km del mar, por lo que se disparará la cantidad de personas que deban migrar, una situación que influye en el incremento de las enfermedades, desde trastornos de salud mental hasta enfermedades transmisibles de todo tipo.

Las inundaciones y las sequías están aumentando en frecuencia e intensidad lo que afecta directamente a la salud de las personas, a su capacidad de producir alimentos y al suministro de agua potable, lo que puede comprometer la higiene y poner en riesgo la salud, de disparar de los índices de pobreza y hambrunas y de que proliferen las afecciones zoonóticas.

Zoonosis

Las condiciones climáticas influyen fuertemente en las enfermedades transmitidas por los animales. Es probable que el cambio climático prolongue la temporada de aparición de algunas de las principales enfermedades que emplean a estas especies como vectores y altere su distribución geográfica, por lo que áreas que antes estaban libres de ciertos males, podrían comenzar a experimentarlos.

Los mosquitos del tipo Anopheles que transmiten la malaria y los Aedes que lo hacen con el Dengue y la chikungunya también se ven afectados por el cambio climático, lo que dispararía el riesgo de transmisión. En cuanto a los virus, los científicos ya han predicho que la pandemia de COVID 19 no será la última, puesto que la cercanía con los animales por la pérdida de su hábitat, nos expone cada vez más a contraer sus afecciones.