lunes, septiembre 26, 2022

Agro, Locales

AGRO: Aseguran que se perdería hasta el 24% de soja y maíz por la sequía

Sharing is caring!

Un informe advirtió sobre las consecuencias de las condiciones climáticas en el campo. Asimismo, habrá impacto en la economía argentina.

Un informe de la Bolsa de Cereales dio a conocer que las pérdidas de producción de maíz y soja como consecuencia de la sequía podrían llegar hasta el 24%. De esta manera, crece la preocupación en el agro y evalúan consecuencias en la economía nacional.

El estudio indicó que, partiendo de un escenario base en el que podrían obtenerse 57,6 millones de toneladas de maíz y 48,5 millones de toneladas de soja, con sequía moderada, la producción podría disminuir un 14% y 13% respectivamente.

No obstante, en el caso de un escenario de sequía severa, las pérdidas de producción podrían llegar a 24% (para el maíz) y 23% (la soja).

En el informe “Impactos económicos de escenarios de sequía”, la Bolsa de Cereales estimó que estos shocks de producción en soja y maíz producirían una caída del Producto Bruto Agroindustrial (PBA) de 6,1% (unos U$S2.726 millones, o 0,6% del PBI) en el caso de una sequía moderada, y del 9% en una severa (U$S3.830 millones, o 0,8% del PBI), en relación al escenario base.

Asimismo, advirtieron que la situación sería peor de no existir una compensación vía precios internacionales, con una caída de U$S5.903 millones (1,2% del PBI, sin incluirse efectos indirectos).

También se puntualizó que los recursos fiscales disminuirían entre U$S769 y U$S951 millones, según sea el escenario de sequía moderado o severo, y el valor exportado por las cadenas de cultivos extensivos podría disminuir entre U$S1.998 y U$S2.507 millones a raíz de la sequía, siempre con relación al escenario base.

De omitirse una mejora en los precios internacionales, el impacto podría duplicarse, con caída de exportaciones por más de U$S 5.000 millones, de acuerdo con el reporte.

Más adelante, desde la Bolsa de Cereales, señalaron que si bien las últimas lluvias han traído algo de alivio para muchas regiones, nuevas precipitaciones serán necesarias a lo largo de febrero para mantener las expectativas de rinde.

Finalmente, expresaron que campañas que transcurren bajo condiciones climáticas extremas como la actual, “ponen de relevancia la necesidad de desarrollar una política integral para la gestión de riesgos, tanto climáticos como de mercado, a los que se enfrentan estas producciones».