Internacionales

COVID: Italia introducirá «super green pass»

Sharing is caring!

Italia introducirá un «Super Green Pass» y nuevas medidas para contener la nueva ola de la pandemia de cara a la Navidad, la cual será «normal gracias a las vacunas», según confió el premier italiano, Mario Draghi.

El Consejo de Ministros aprueba un decreto ley que introduce, del 6 de diciembre al 15 de enero, el llamado «Super Green pass», o el certificado verde válido solo para personas vacunadas o curadas de Covid.

Incluso en la zona blanca, el hisopado será suficiente para ir al trabajo o en transporte público, pero no para entrar a un restaurante o en un gimnasio.

Y en las regiones que pasan a la zona amarilla o naranja, las restricciones se aplicarán únicamente a los no vacunados.

Además, hay un endurecimiento de los controles y la obligación de vacunar también para todo el personal escolar y las fuerzas de seguridad, así como aquellos de la salud.

De acuerdo a lo informado en el sitio del Gobierno dedicado a la campaña contra el coronavirus, hasta esta tarde ya fue inmunizada contra el coronavirus el 84,25% de la población italiana mayor de 12 años.

La decisión sirve para salvar la Navidad, «prevenir» el crecimiento de infecciones, «dar certezas» para los operadores turísticos y para todas las actividades económicas.

«Queremos mantener la normalidad» conquistada hoy, «no queremos riesgos – dice Draghi – queremos seguir siendo abiertos, salir y divertirnos, comprar, luchar contra la pobreza, tener hijos felices en la escuela».

Draghi decide acelerar, a pesar de que los datos de contagio en Italia están «bajo control», «los mejores de la UE».

El escenario en Europa, incluso en los países limítrofes con Italia, es cada vez más preocupante. Por eso hay que «prevenir», recordando también dónde estuvimos el año pasado. Pese a las perplejidades de quienes siempre han defendido la elección de quienes no quieren vacunarse, comenzando por el secretario de la Liga Norte, Matteo Salvini.

La Liga tanto en la sala de control como en el Consejo de Ministros registró sus «perplejidades» por la introducción del «Super Green Pass» (y así cerrando las puertas de cines y discotecas a los no vacunados) incluso en las zonas blancas, con bajo contagio.

Pero el principio inspirador, dijo el premier, lo dieron las Regiones (empezando por las de centroderecha): ¿cómo evitar los cierres? La respuesta es imponer bloqueos solo en la zona roja y en las zonas blanca, amarilla y naranja introducir limitaciones a los desplazamientos y otras prohibiciones cada vez mayores solo para los no vacunados.

Para mantener el virus bajo control, existe la obligación de un pase verde «básico» (por lo que un hisopado también está bien) incluso en hoteles y en los medios de transporte regionales, autobuses, metro (probablemente con controles aleatorios).

El país de las vacunas está surcado por una profunda brecha, sin embargo, la elección del gobierno está bien definida. Impulsar la campaña, expandiéndolo -a partir de una comunicación impactante- también a los niños, lo antes posible.

Draghi cuenta también con el hecho de suministrar la tercera dosis, pero agrega que la intención de las medidas del gobierno no es «subestimar» las dudas o «criminalizar» a quienes no se vacunan, sino «comprender» y «convencer»: «Si esta iniciativa tiene éxito, si la economía va adelante, será la mejor manera de reconciliar a las personas con convicciones diferentes», afirmó.

Y confía en que los no vacunados «puedan volver a formar parte de la sociedad con todos nosotros», quizás incluso antes de la próxima Navidad.

El premier aseguró que no tuvo que convencer a Matteo Salvini. Mientras el Partido Demócrata, con los ministros Dario Franceschini y Andrea Orlando, acompaña con fuerza el nuevo decreto del gobierno, el nerviosismo se dispara en el centro-derecha.

Tanto es así que Giancarlo Giorgetti y Maria Stella Gelmini son los protagonistas de una dura pregunta y respuesta en el Consejo de Ministros: la Liga sostiene que los gobernadores quieren el «Super Green Pass» desde la zona amarilla, la funcionaria responde que fueron precisamente los presidentes regionales los que inspiraron la medida también en el área blanca.

Para arreglar el conflicto entre los que se vacunan y los que no, el gobierno debe estar unido», advirtió Draghi.
El requisito de la vacuna para los maestros y las fuerzas del orden genera controversia. Una posible deficiencia se refiere a los turistas que llegan del extranjero para las vacaciones de Navidad.

Por ahora intentamos evitar las zonas rojas. A finales de diciembre también será necesario decidir sobre la prórroga del estado de emergencia: «No me atrevo a decir nada un mes antes de la fecha límite, de lo contrario (el profesor Sabino) Cassese me regaña», bromeó el primer ministro, «pero nos interesa tener disponible todo el servicio de movilización sanitaria». Si es necesario, habrá una extensión, de lo contrario no. (ANSA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *