Opinión

Necesario: Un enfoque global de los datos en la era digital

Sharing is caring!

Por Vikram Haksar , Yan Carrière-Swallow , Kathleen Kao y Gabriel Quirós-Romero

Los principios globales sobre la política de datos pueden ayudar a nivelar el campo de juego al mismo tiempo que abordan la estabilidad y la inclusión financieras, la competencia y la privacidad.

Las empresas de todo el mundo están inmersas en una fiebre del oro de los datos digitales, explorando la economía digital en busca de nuestros datos personales, filtrando manchas de ellos en grupos en línea y flujos de nuestras preferencias, elecciones y ubicaciones. Los datos son el producto portátil definitivo, pero su transferencia a través de las fronteras requiere que los países tengan políticas coherentes que generen confianza. Sin principios globales para la gestión de datos, podríamos enfrentar cada vez más las fallas digitales entre naciones, a medida que los grupos de datos masivos se vuelven cada vez más aislados. Esto sería especialmente costoso para los países más pequeños y de ingresos más bajos.

Nuestros datos impulsan la inteligencia artificial (IA) que puede hacer que las sociedades sean más productivas, impulsando el crecimiento, el empleo y las finanzas. Piense en cadenas de suministro más eficientes, avances en vacunas y préstamos a pequeñas empresas que antes no tenían servicios bancarios en todo el mundo. Pero también hay lados oscuros. Cada vez se pueden capturar más datos sin nuestro consentimiento efectivo por parte de grandes plataformas, como Alibaba, Facebook, Google y MercadoLibre, cuyas valoraciones han crecido exponencialmente en los últimos años.

Cuestiones transversales

Un nuevo documento del personal técnico del FMI analiza estos desafíos para el crecimiento, la estabilidad y el sistema internacional, que son el núcleo del mandato del FMI y aboga por la cooperación mundial para abordarlos. Los formuladores de políticas deberán comenzar reconociendo que enfrentan varios desafíos clave que abarcan la estabilidad financiera y la inclusión, la competencia y la privacidad.

Fomento de la competencia y la estabilidad en la economía digital : la concentración de datos en grandes plataformas reduce la competencia y aumenta los riesgos de piratería y puntos únicos de falla en las redes económicas y financieras modernas (visto en las recientes interrupciones generalizadas del servicio). De hecho, los ciberataques han sido un desafío clave en la economía de los datos.

gráfico 1

Promoción de la digitalización inclusiva : los datos pueden respaldar una mayor eficiencia e inclusión, incluso en la prestación de servicios financieros, como hemos visto con el auge del crédito fintech en muchos países emergentes y en desarrollo. Pero también puede ser utilizado por los monopolistas para discriminar precios, aumentando las ganancias a expensas de los clientes. La analítica basada en datos también podría usarse para excluir a algunas personas de los servicios económicos y financieros en función de sus características socioeconómicas u otras características personales (lo que se conoce como «sesgo algorítmico»). Esto puede perjudicar o excluir a algunas personas de servicios importantes que la sociedad considera esenciales, como la calificación crediticia impulsada por la inteligencia artificial que empeora el sesgo racial en los préstamos hipotecarios o la tecnología de reconocimiento facial que no reconoce los tonos de piel más oscuros.

Equilibrio de las compensaciones de privacidad : las políticas para proteger la privacidad, un objetivo importante en la mayoría de los países, pueden ayudar a reducir el uso no autorizado de datos personales. La privacidad de los datos médicos y financieros, por ejemplo, es un pilar fundamental de la confianza en estos sistemas. Sin embargo, centrarse únicamente en proteger la privacidad puede evitar otros usos de los datos que generan valor económico y social (por ejemplo, compartir datos anónimos sobre ensayos de vacunas a través de las fronteras) y puede dificultar que las empresas emergentes obtengan los datos con los que necesitan competir. titulares ricos en datos. Se necesitan reglas claras para abordar estas compensaciones, que incluyen brindar a las personas un control efectivo sobre sus datos mientras se equilibran las necesidades de políticas públicas para ciertos tipos de divulgación de datos.

Avanzando hacia principios globales

Abordar estos desafíos debe comenzar en casa. Se están considerando una serie de nuevas herramientas y enfoques de políticas para brindar soluciones a estos desafíos a nivel nacional. Los formuladores de políticas deberán continuar su enfoque en el desarrollo de leyes, sistemas y procedimientos actualizados para regular la recopilación y el uso de datos. Al mismo tiempo, también deberán considerar mandatos para hacer que las redes sean compatibles entre sí y permitir que los usuarios muevan y almacenen sus datos en diferentes redes.

Además, los responsables de la formulación de políticas podrían considerar si se podrían crear agencias para gestionar el consentimiento y proteger la privacidad, así como para proporcionar datos como un bien público, y de qué manera. La creación de «fiduciarios de datos», donde las empresas de terceros recopilan y comparten datos en nombre de las personas (como se está explorando en la India), o el equivalente de datos de las oficinas de crédito (para clases más amplias de datos más allá de las finanzas) son ideas para pensar aquí. . Equilibrar todas las compensaciones requerirá una cooperación sin precedentes entre los reguladores y las agencias gubernamentales responsables de la competencia, la estabilidad financiera, la integridad, la protección del consumidor y la privacidad.

Pero estos problemas son globales. La movilidad de los datos a través de las fronteras es la base de una parte del comercio internacional de servicios en rápido crecimiento, cuyo valor alcanzó los 6 billones de dólares en 2018. Por lo tanto, dado el riesgo de nuevas divergencias de políticas, la cooperación entre países será fundamental para ayudar a prevenir la fragmentación. de afianzarse en la economía digital mundial.

gráfico 2


Necesario: un enfoque común sobre los datos

El trato de los países a la privacidad, la competencia y la estabilidad refleja sus prioridades nacionales. Y la fragmentación resultante podría ser perjudicial para los países más pequeños con grupos de datos más pequeños y aquellos más dependientes de las empresas digitales multinacionales. Por ejemplo, las fuertes protecciones de privacidad en algunos países avanzados pueden funcionar como barreras comerciales para los exportadores de servicios de países en desarrollo cuyas empresas tienen que incurrir en costos excepcionales para cumplir con las protecciones.

Por lo tanto, existe un caso sólido a favor de principios globales comunes para la economía de datos. Por ejemplo, un entendimiento común de las definiciones en las reglas gubernamentales para proteger la privacidad personal, así como a qué tipo de empresas y actividades comerciales deberían aplicar, podría ayudar a reducir algunas de las divergencias de políticas entre países.

Muchos de los otros enfoques de política nacional que se proponen para gestionar la economía de datos, por ejemplo, los requisitos de que los datos se compartan más fácilmente entre plataformas para promover la competencia o sobre cómo gestionar el consentimiento de una persona, también podrían beneficiarse de principios comunes en su aplicación internacional. Siempre que se puedan abordar adecuadamente las preocupaciones sobre la privacidad, existe margen para la coordinación internacional sobre la recopilación y el intercambio de fuentes de datos de empresas digitales privadas con fines regulatorios y de política pública.

A medida que avanzan los esfuerzos nacionales e internacionales, las tensiones entre la privacidad de los datos, la seguridad, la competencia y la estabilidad seguirán apareciendo en la economía digital global.