Internacionales

«El Juego del calamar», un éxito surcoreano

Sharing is caring!

«El juego del calamar» («The Squid Game»), la serie surcoreana que fue lanzada hace tres semanas en 90 países, desde Estados Unidos hasta los Emiratos Arabes y de Brasil hasta Lituania, se convirtió en un verdadero éxito global en la plataforma Netflix.

Después de 10 años de rechazo, por un guion considerado demasiado inverosímil, el éxito mundial de la serie de suspenso distópico/dramático/de humor negro/sátira social de Corea del Sur, que se proyecta en nueve episodios, ha conquistado a la audiencia de la plataforma gracias al boca a boca.

Los números del éxito, según el co-administrador delegado de Netflix, Ted Sarando, están llevando a la serie de habla no inglesa a superar a Bridgerton, hasta ahora la más vista y popular de la plataforma.

«El juego del Calamar» tiene como guionista y director a Hwang Dong-hyuk, según el cual el tan esperado sí al proyecto llegó porque el mundo se ha convertido en «un lugar donde las historias de la supervivencia única y violenta son bienvenidas para los lazos con la realidad en la que vivimos», dijo al Koren Times.

El director y guionista quiso reflejar en la historia «la empresa competitiva hoy – agregó con CNN-. Esta es una historia de perdedores que se embarcan en la batalla diaria y son dejados a los márgenes, mientras los ‘ganadores’ continúan su escalada».

Un concepto representado en la serie con una visión onírica, grotesca y violenta, llena de citas, desde Agatha Christie a «Eyes Wide Shut», de Stanley Kubrick, pasando por «Hunger Games» y «Battle Royale», con un toque de lucha de clases.

La serie cuenta la batalla por la vida de 456 «competidores» que aceptan participar en una misteriosa serie de juegos por un millonario premio.

Hombres y mujeres, de todas las edades, devastados por deudas y por otros traumas, con carreras destruidas, violencias sufridas, crímenes cometidos o sueños de una nueva vida, llevados a una isla para «luchar», todos vestidos con el mismo mono verde, en revisión y versiones corregidas de juegos infantiles, como «Un tira y afloja de dos, tres estrellas» o «The Squad Games», que da título a la serie y que hace alusión a un juego típico de Corea del Sur.

Sin embargo, no se esperan que los perdedores en las diferentes eliminatorias sean ejecutados y que cada muerte enriquezca el premio mayor para el ganador hasta 45,6 mil millones de wones (unos 33 millones de euros).

Todo bajo el control de un testaferro y sus guardias/verdugos, armados con ametralladoras, enmascarados y encapuchados con uniformes rojos (uno no puede evitar pensar en la serie «La casa de papel»).

Entre los personajes que luchan por la vida y el dinero, se encuentran Seong Gi-hun (Lee Jung-jae), un jugador sin un centavo de 40 años mantenido por su madre y compadecido por su hija de 10 años; Cho Sang-woo (Park Hae-soo), un comerciante financiero buscado por robar a sus clientes; la joven refugiada de Corea del Norte Kang Sae-byeok (actriz debut modelo Jung Ho-yeon) que necesita dinero para reunir a su familia; el generoso y fuerte inmigrante paquistaní Abdul Ali (Anupam Tripathi) y el anciano y enfermo Oh Il-nam (O Yeong-su).

Una historia que, entre colores pasteles y giros oscuros, conquistó de inmediato al público de las redes sociales (desde los videos de las reposiciones de los juegos en Tiktok hasta el fanfiction), creando también algunos inconvenientes reales, como la desafortunada mujer coreana, que teniendo uno de los números de teléfono de su vida en el centro de la serie, fue objeto de cientos de llamadas y bromas telefónicas.

Un problema que Netflix pretende resolver cambiando el número en las distintas escenas donde aparece, luego de pedir a los fanáticos que no molesten más a la señora.

Mientras Hwang Dong-hyuk piensa, con calma, si hacer una segunda temporada, tras la ansiedad en el rodaje de la primera, en medio de la pandemia: «Por el estrés he perdido hasta seis dientes -contó- pero las personas están entusiasmadas con la serie, estoy considerando la idea». (ANSA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *