Policiales y Judiciales

Robo en una carnicería del barrio 9 de julio

Sharing is caring!

“Fueron directamente a la heladera para llevarse la carne y nada más que eso”, expresó, con marcada indignación, el comerciante Pedro Cabrelli, quien en la madrugada de este sábado resultó damnificado de un robo en su negocio ubicado en el barrio 9 de Julio.

El hecho ocurrió en la carnicería de nombre “Martín” de 98 y 79 y significó un duro golpe por el valor económico que representa la mercadería sustraída. En diálogo con la web de TSN el hombre explicó la manera en que se produjo el ingreso en el local, especulando con que al menos intervinieron tres delincuentes.

Según Cabrelli, el número de individuos tiene su razón de ser por el excesivo peso de la cortina de hierro que lograron levantar y luego violentaron la puerta de acceso. Y no descartó que para lograr ese propósito “hayan  utilizado un criquet”, señaló.

El comerciante indicó que ni bien  ingresaron se activó la alarma  de seguridad aunque ello “poco les importó;  a un metoo de la puerta se encuentra la heladera a la que se dirigieron para sacar toda  la carne. Fue lo único que  se llevaron, no buscaron dinero ni tocaron las cuchillas, ni el resto de las herramientas”, aseguró.

El damnificado expresó que se alzaron con dos medias res, dos ganchos de chorizos y varias morcillas. Al realizar una evaluación del monto económico de lo robado estimó una pérdida cercana a los 100.000 pesos.

Manifestó tener asegurado el negocio y todo el mobiliario, pero desconoció si la cobertura también  comprende a la mercadería.

Los delincuentes se retiraron con todo el botín por el mismo lugar que ingresaron y hasta se tomaron el tiempo de bajar la cortina para no despertar ningún tipo de sospechas.

Se presume que por el volumen de la carne robada contaban con una camioneta o vehículo en el que cargaron las dos media res y los chacinados. “Nadie vio movimientos extraños ni escuchó ruidos”, apuntó Cabrelli, añadiendo que por el comentario de un vecino la policía estuvo en lugar hasta la 1; dejando entrever que “entraron después que ellos se fueron”.

La novedad fue descubierta en las primeras horas de esta mañana por el propio comerciante al momento de hacerse presente en la carnicería de 98 y 79. La denuncia  quedó radicada en la seccional primera  y ahora el Gabinete Técnico Operativo de  esa repartición policial procura reunir elementos que orienten la investigación. Ya se sabe que la cámara de seguridad ubicada a dos cuadras del lugar, en 75 y 98, no funciona.

Pedro Cabrelli, al igual que una extensa lista de vecinos, no es la primera vez que sufre un hecho delictivo. Hace alrededor de un año dos sujetos a bordo de una moto lo interceptaron en las puertas de su domicilio, arrebatándole una mochila que contenía dinero en dólares y reales. Ese episodio nunca pudo ser esclarecido.

Por el robo ocurrido esta mañana se iniciaron actuaciones caratuladas como “robo con intervención de la fiscalía en turno.

FUENTE: TSN