Generales, Locales

¿Las costas de Necochea llenas de petróleo?

Sharing is caring!

Nuestro Mar Argentino está en el ojo de varias industrias interesadas en explotarlo y la petrolera es una de ellas. 

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible está evaluando el proyecto de la empresa noruega Equinor que, en asociación con Shell e YPF,  pretende localizar pozos de petróleo en el fondo marino frente a Necochea y otras localidades costeras del sudeste de la provincia de Buenos Aires que dependen del turismo y la pesca.

Si este proyecto avanza, sería el primer paso para una futura explotación petrolífera en el Mar Argentino, con lo cual, de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional del Centro, hay un 100% de probabilidades de que se produzcan derrames de petróleo y estos podrían llegar a las playas afectando a los ecosistemas marinos, los paisajes y las economías de las ciudades de la costa atlántica.

Para alertar sobre esta amenaza recreamos, con una herramienta diseñada para tal fin, uno de los posibles escenarios de derrame que puede producirse si se realiza una extracción petrolera en el mar. Las conclusiones son:

1️⃣ Un derrame que se inicia frente a la costa sudeste de la provincia de Buenos Aires (bloque CAN 100) y dura dos horas puede descargarhasta 990 barriles de petróleo. La dispersión de este derrame se desarrollaría durante 672 horas (28 días).

2️⃣ El petróleo llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días e incluso se extendería hasta las costas uruguayas en 20 días.

3️⃣ A nivel mundial, en promedio, se logra recuperar entre un 10 y 15% del volumen total vertido, el resto queda en el ambiente, se sedimenta o se evapora.

Un derrame de petróleo en el Mar Argentino sería un desastre ambiental con consecuencias prácticamente irreversibles

Impactaría sobre el Frente Talud, un área de alimentación y de migración/tránsito de la ballena Franca Austral, orcas, delfines, pingüinos, lobos y elefantes marinos.Las especies que no terminan muriendo empetroladas sufren consecuencias de salud a largo plazo.

Y sería una verdadera condena para las comunidades costeras y sus medios de vida. El turismo y la pesca, los deportes acuáticos son actividades que están íntimamente ligadas a la calidad de las aguas, las playas y paisajes costeros.

Este proyecto no beneficia a nadie más que a las corporaciones involucradas y sólo trae destrucción de lo que nos da sustento alimento, trabajo y biodiversidad.