Internacionales

Bolsonaro culpado de las muertes por el virus

Sharing is caring!

EPA/Joedson Alves

El presidente brasileño Jair Bolsonaro «tiene que ser denunciado ante el Tribunal Penal Internacional» como responsable por las víctimas fatales del coronavirus, afirmó hoy el exgobernador de Rio de Janeiro, Wilson Witzel, al exponer ante el Senado.

Witzel también insinuó que Bolsonaro se disgustó ante el avance de las investigaciones sobre el asesinato de la concejala Marielle Franco.

«El único responsable por los 450 mil muertos (por coronavirus) tiene nombre y dirección», el presidente Bolsonaro, destacó Witzel en una audiencia parlamentaria donde polemizó con el senador Flavio Bolsonaro, hijo del mandatario.

Brasil suma 491 mil fallecimientos y 17,5 millones de infectados por el Covid-19 desde el inicio de la pandemia en febrero de 2020.

El exjuez y exgobernador de Rio Witzel fue aliado de Bolsonaro, pero se distanció hace más de un año. La Comisión Parlamentaria de Investigaciones (CPI) de la pandemia indagó hoy a Witzel, quien fue gobernador de Rio entre enero de 2019 y abril de este año cuando fue destituido en un juicio político que lo halló culpable de desviar dinero destinado a la salud pública.

Según el exgobernador Bolsonaro se desentendió de la pandemia al no adoptar medidas de carácter nacional contra la dolencia y cuestionar a los gobernadores que decretaron el aislamiento social para impedir el contagio.

«El presidente no dialoga sobra la pandemia con los gobernadores, dejándolos a merced de esta desgracia», aseguró.
Según Witzel Bolsonaro creó la «la narrativa de que los gobernadores destruyen los empleos» debido a la implementación de los «lockdowns».

El senador Flavio Bolsonaro, legislador por el estado de Rio de Janeiro, interrumpió la exposición de Witzerl, al cual le enrostró que fue quitado del cargo debido a denuncias de corrupción.

Bolsonaro exigió que Witzel sea «respetuoso» y lo acusó de tener «las manos sucias de sangre» por haber desviado dinero destinado al combate de la pandemia.

Las acusaciones cruzadas entre el exgobernador y varios senadores oficialistas subieron de tono hasta que la audiencia fue levantada poco después de las 14 horas locales cuando estaba previsto que debía sesionar hasta las 17 horas, aproximadamente.

Antes de la interrupción abrupta de la sesión, Witzel dijo que el presidente Bolsonaro se molestó con las investigaciones sobre el asesinato de Marielle Franco en marzo de 2018, una concejala del Partido Socialismo y Libertad que denunció a las «milicias» parapoliciales.

Dos expolicías que integrarían una «milicia» se encuentran presos imputados como autores materiales del asesinato.
«Después de que la policía de Rio de Janeiro detuvo a los dos asesinos de Marielle el presidente Bolsonaro me dejó de hablar», afirmó el exgobernador.

Durante la audiencia se citó que uno de los presuntos asesinos estuvo en el condominio donde vive Bolsonaro en Rio, y pidió hablar con Carlos Bolsonaro, otros de los hijos del mandatario.

Witzel afirmó hoy ante el Senado que el portero que hizo esa denuncia fue presionado para desdecirse.

El exgobernador dijo temer por su vida y propuso tener una reunión reservada con los senadores para entregarles informaciones que serían importantes.

Esa junta a puertas cerradas en el Senado podría ser realizada el próximo viernes. (ANSA).