Internacionales

Chile con colapso hospitalario

Sharing is caring!

EPA/Alberto Valdes -FOTOGALERÍA-

La cuarentena total que dispusieron las autoridades sanitarias para la región Metropolitana a partir de mañana no tiene otro objetivo que desocupar las camas críticas de hospitales y clínicas que han debido cerrar sus servicios de urgencia por la incapacidad de poder recibir más pacientes.

En un acto de indiferencia de lo que vive el sector salud, el sector oriente de la capital chilena vivió un día de caos con gente yendo a los grandes centros comerciales para hacer sus últimas compras presenciales, ni siquiera de bienes esenciales, y el tráfico vial se tornó insoportable a toda hora del día.

Según una versión del diario La Tercera, el confinamiento total será por dos semanas para descomprimir a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), pues la autoridad confía que el avance de la vacunación permitirá concretar la ansiada inmunidad rebaño.

«Si todo sale bien, esta cuarentena podría ser la última.

Esa es la apuesta del gobierno frente a la decisión de hacer retroceder a la Región Metropolitana, completa, a la fase de cuarentena», señaló el portal del matutino.

El Ministerio de Salud reportó hoy 7.972 casos nuevos de Covid-19 mientras los casos activos, el total de personas con capacidad de contagiar el virus llegó a 47.777, la tercera cifra más alta del mes.

Esta jornada se transformó además en la tercera de lo que va de junio en la cual el país suma más de 7 mil casos de la enfermedad (6 de junio 7.768 y 10 de junio 7.716), por debajo de los 8.867 del sábado 5, los 8.273 del viernes 4 y los 8.150 del jueves 3.

El Minsal confirmó el alza en la cantidad de contagios en la región Metropolitana, con 3.647 diagnósticos, que sumado al de ayer de 3.738, difieren de los 2.750 y 2.598 casos del miércoles 9 y martes 8.

Es decir, el 45,74% de los casos reportados este viernes proviene de la región Metropolitana, donde la positividad de PCR llegó hoy al 11%, por sobre la cifra país (9,20%).

La segunda región con más contagios es la aledaña Valparaíso (719), seguida de la sureña Biobío (564), ambas con 10% y 7% de positividad en test PCR, respectivamente.

De acuerdo al Minsal, Chile volvió a superar los 3.300 pacientes internados con Covid-19 en UCI, con 3.312 personas en estado crítico por el virus.

El último día que se registró una ocupación por sobre esa barrera fue el 4 de abril (3.303), mientras el máximo histórico se produjo el 27 de abril (3.406 hospitalizados).

Los expertos advierten que el hemisferio sur tiene en contra la llegada del invierno, lo que implica una dificultad adicional para la contención de los virus, pero en el gobierno colocan como ejemplo a la austral región de Magallanes, donde, tras cruzarse el umbral del 80% de las personas vacunadas con una dosis, los contagios comenzaron rápidamente a descender.

Hasta ahora, en el país cerca de 14 millones de personas han recibido una primera dosis, mientras el 58,5% ya cuenta con las dos.

«Estas dos semanas serán clave. El invierno y el frío juegan en contra, pero lo que estamos viendo en Magallanes es lo que esperamos se replique acá.

Estas semanas de apriete son por las camas críticas, pero se ha dicho que el 70% de las personas que se están internando no están vacunadas, por lo que la idea es apurar el tranco, vacunar lo más que se pueda, tener una cuarentena corta, no más de dos semanas, y después abrir paulatinamente», señaló uno de los asistentes a las reuniones de salud de los días jueves, según consignó La Tercera.

Sin embargo, el mismo medio advierte que si los números no ceden, el confinamiento se deberá prolongar. «No se ponen plazos fijos, depende de la evolución de la cuarentena, pero, claro, el ideal es que sean dos semanas.

Siempre dijimos que queríamos cuarentenas cortas, eso desde hace meses, pero si la incidencia es muy alta o la comuna sigue subiendo contagios, se mantiene».

Lo ojos también están puestos en la población más joven y adolescente, entre los 12 y 17 años, que el 21 de junio comenzara a inocularse, lo que debería concluir a finales de julio. Si la adhesión es elevada, entre julio y agosto se podría alcanzar al 70% de la población total del país vacunada.

El médico internista de la Clínica Indisa, Sebastián Ugarte, compartió que para ser efectiva, la cuarentena requiere, al menos, dos semanas. «Recién al cabo de dos semanas se notan los primeros resultados de estas medidas», dijo y que dependiendo de ello, «no es descartable que pudiera prolongarse un poco más allá de esa fecha».

Además, anotó, este encierro «debe ser bastante estricto, porque el efecto real que va a depender del cumplimiento de la disminución de desplazamiento de la población». (ANSA).