Opinión

COVID-19: La emergencia de las mamás

Sharing is caring!

mujer que trabaja en casa en la sala de estar, hijas haciendo el trabajo a domicilio y dando vueltas

Por Kristalina Georgieva, Stefania Fabrizio, Diego BP Gomes y Marina M. Tavares

Hace un año, el mundo cambió. Si bien el efecto de la pandemia en los trabajadores ha variado en todo el mundo, la nueva realidad ha dejado a muchas madres en apuros.

Con las escuelas y guarderías cerradas, muchos se vieron obligados a dejar sus trabajos o reducir las horas que trabajaban. Las nuevas estimaciones del FMI confirman el enorme impacto sobre las madres trabajadoras y sobre la economía en su conjunto. En resumen, dentro del mundo del trabajo, las mujeres con niños pequeños han estado entre las mayores víctimas de los bloqueos económicos.

Tres países — Estados Unidos, Reino Unido y España — ilustran el impacto variado de la pandemia en los trabajadores. Estos tres países se encuentran entre los más afectados por el virus a nivel mundial, pero es Estados Unidos el que sufrió la mayor cantidad de empleos perdidos.

En comparación, los trabajadores del Reino Unido experimentaron el mayor recorte en las horas de trabajo, mientras que en España, los trabajadores enfrentaron una combinación de pérdidas de empleo y reducción de horas.

gráfico 1

Estas diferencias fueron particularmente pronunciadas en los primeros meses de la crisis y se deben en parte a diferencias en las políticas gubernamentales. Estados Unidos favoreció el apoyo a los trabajadores desempleados mediante mayores prestaciones por desempleo y durante períodos más prolongados, mientras que Reino Unido y España optaron por utilizar esquemas de retención para preservar los lazos entre trabajadores y empleadores.

Las madres son las que más golpean

Las experiencias de los trabajadores no solo difieren de un país a otro, sino también de un género a otro. Como muestra la investigación del FMI , en Estados Unidos, las mujeres se vieron más afectadas que los hombres, en el Reino Unido fue al revés, mientras que en España los hombres y las mujeres compartieron niveles similares de dolor.

A pesar de estas diferencias, los tres países compartían una cosa en común: las madres de niños pequeños se han visto afectadas de manera desproporcionada por el cierre y las medidas de contención resultantes. El cierre de escuelas y el inicio del aprendizaje a distancia acumularon responsabilidades de cuidado adicionales para los padres, y en particular para las madres.

Como resultado, muchas mujeres, que estaban soportando en gran medida el peso del cuidado de los niños y las tareas del hogar incluso antes de la pandemia, dejaron sus trabajos o redujeron la cantidad de horas que trabajaban.

Las mujeres con hijos más pequeños han sufrido mayores pérdidas de empleo y / o disminución de las horas trabajadas que otras mujeres y hombres en los tres países. En Estados Unidos, por ejemplo, ser madre de al menos un hijo menor de 12 años redujo en 3 puntos porcentuales la probabilidad de estar empleada en comparación con un hombre en una situación familiar similar entre abril y diciembre de 2020.

gráfico 2

Mayores desigualdades de género e ingresos

Nuestro estudio analiza en detalle el mercado laboral en los Estados Unidos y encuentra que la carga sobre las madres con niños pequeños representa el 45 por ciento del aumento en la brecha de género en el empleo total. Esta carga también ha causado una pérdida económica estimada en casi el 0,4 por ciento de la producción entre abril y noviembre de 2020.

La pandemia puede terminar agravando no solo la desigualdad de género sino también de ingresos. A medida que miramos más a fondo, las madres con menos de un título universitario y las madres de color perdieron o renunciaron a sus trabajos en mayor número durante las primeras etapas de la pandemia, y están regresando a trabajar a un ritmo mucho más lento que otros grupos de trabajadores.

Apoyo a las madres

Dado el impacto desproporcionado de los encierros y las medidas de contención en las madres, especialmente aquellas con niños pequeños, se necesitan medidas específicas para facilitar su regreso al trabajo.

  1. Apoyo financiero : es fundamental apoyar a las madres que han perdido sus trabajos y que luchan por sobrevivir y mantener a sus familias. Esto se puede lograr mediante medidas como créditos fiscales para hogares de bajos ingresos con niños, extensión de las prestaciones por desempleo y asistencia para el cuidado de los niños.
  2. Guarderías y escuelas: los gobiernos también deberían incorporar la reapertura de las escuelas en las listas de prioridades de vacunación. La disponibilidad de servicios de cuidado infantil es fundamental para que las madres puedan participar en el mercado laboral. Los gobiernos deben dar prioridad a la reapertura de escuelas y guarderías y reducir la probabilidad de nuevos cierres de escuelas. Esto requiere invertir en infraestructura y procedimientos para garantizar una reapertura segura y sostenible de las escuelas.
  3. Políticas de reasignación: las madres, y las mujeres en general, tienen más probabilidades de ocupar trabajos que requieren interacción cara a cara. COVID-19 ha destruido de manera desproporcionada esos trabajos, y algunos de ellos no regresarán. Por lo tanto, los gobiernos deben ayudar a los trabajadores a encontrar otros trabajos y minimizar la pérdida de capital humano, mediante la contratación de subsidios y programas de capacitación, incluida la capacitación tecnológica.
  4. Acceso a la financiación: aumentar el acceso a los servicios financieros podría ayudar enormemente a las mujeres a iniciar o mantener sus empresas. Para ello, es fundamental aprovechar el potencial de la tecnología financiera para lograr una mayor inclusión financiera, especialmente en los países en desarrollo. La igualdad de acceso a la infraestructura digital, como el acceso a la cobertura móvil e Internet, así como una mayor alfabetización financiera y digital, puede cambiar las reglas del juego para las mujeres.

Las madres han jugado un papel crucial durante esta pandemia, cuidando a los niños y absorbiendo muchos de los costos asociados con las medidas de contención introducidas para detener la propagación del virus. Las recomendaciones descritas anteriormente son tanto más imperativas dado que la economía mundial aún se enfrenta a la recuperación de la pandemia. Para recuperarse completamente, la economía mundial necesita reintegrar completamente a las mujeres en la fuerza laboral.

Kristalina Georgieva es directora gerente del FMI.

Stefania Fabrizio es Subjefa de Unidad en el Departamento de Estrategia, Políticas y Revisión del FMI.

Diego BP Gomes es economista del Departamento de Estrategia, Políticas y Revisión del FMI.

Marina M. Tavares es economista del Departamento de Estudios del FMI.