Opinión

OPINIÓN: El impacto de la pandemia en los pobres del mundo

Sharing is caring!

Por Abdelhak Senhadji, Dora Benedek, Edward Gemayel y Alexander Tieman

El impacto de la pandemia en los pobres del mundo ha sido especialmente severo. COVID-19 puede haber empujado a unos 100 millones de personas a la pobreza extrema solo en 2020 , mientras que la ONU advierte que en algunas regiones la pobreza podría aumentar a niveles no vistos en 30 años.

La crisis actual ha descarrilado el progreso hacia los objetivos básicos de desarrollo, ya que los países en desarrollo de bajos ingresos ahora deben equilibrar el gasto urgente para proteger vidas y medios de subsistencia con inversiones a más largo plazo en salud, educación, infraestructura física y otras necesidades esenciales.

En un nuevo estudio , proponemos un marco para que los países en desarrollo evalúen las opciones de políticas que pueden aumentar el crecimiento a largo plazo, movilizar más ingresos y atraer inversiones privadas para ayudar a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Incluso con reformas internas ambiciosas, la mayoría de los países en desarrollo de bajos ingresos no podrán reunir los recursos necesarios para financiar estos objetivos. Necesitan un apoyo decisivo y extraordinario de la comunidad internacional, incluidos los donantes privados y oficiales y las instituciones financieras internacionales.

gráfico 1

Gran revés

En 2000, los líderes mundiales se propusieron acabar con la pobreza y crear un camino hacia la prosperidad y las oportunidades para todos. Estos objetivos estuvieron anclados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y, 15 años después, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos para 2030. Estos últimos representan un plan compartido para la paz y la prosperidad, para las personas y el planeta, ahora y en el futuro. Requieren importantes inversiones tanto en capital humano como físico.

Hasta hace poco, el desarrollo progresaba de manera constante, aunque desigual, con un éxito mensurable en la reducción de la pobreza y la mortalidad infantil. Pero incluso antes de la pandemia, muchos países no estaban en camino de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. COVID-19 golpeó duramente la agenda de desarrollo, infectando a más de 150 millones de personas y matando a más de tres millones. Hundió al mundo en una grave recesión, revirtiendo las tendencias de convergencia de ingresos entre los países en desarrollo de bajos ingresos y las economías avanzadas.

El FMI ha proporcionado financiación de emergencia por valor de 110.000 millones de dólares a 86 países, incluidos 52 beneficiarios de bajos ingresos, desde que comenzó la pandemia. Hemos comprometido 280.000 millones de dólares en total y nuestra asignación general de DEG prevista de 650.000 millones de dólares beneficiará a los países pobres sin aumentar la carga de su deuda. El Banco Mundial y otros socios para el desarrollo también han ofrecido apoyo. Pero esto solo no es suficiente.

En nuestro documento, desarrollamos una nueva herramienta macroeconómica para ayudar a evaluar las estrategias de financiación del desarrollo, incluida la financiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nos enfocamos en la inversión en desarrollo social y capital físico en cinco áreas en el centro del crecimiento sostenible e inclusivo: salud, educación, carreteras, electricidad y agua y saneamiento. Estas áreas clave de desarrollo son los mayores desembolsos en la mayoría de los presupuestos gubernamentales.

Aplicamos nuestro marco a cuatro países: Camboya, Nigeria, Pakistán y Ruanda. Estos países necesitarán, en promedio, una financiación anual adicional de más del 14 por ciento del PIB para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, unos 2,5 puntos porcentuales por año por encima del nivel prepandémico. Dicho de otra manera, sin aumentar el financiamiento, COVID-19 puede haber retrasado el progreso hacia los objetivos de desarrollo sostenible hasta en cinco años en los 4 países.

gráfico 2

El revés podría ser mucho mayor si la pandemia resulta en una cicatriz económica permanente. Las medidas de bloqueo han ralentizado significativamente la actividad económica, privando a las personas de ingresos e impidiendo que los niños asistan a la escuela. Estimamos que el daño duradero al capital humano de una economía y, por lo tanto, al potencial de crecimiento, podría aumentar las necesidades de financiamiento del desarrollo en 1,7 puntos porcentuales adicionales del PIB por año.

Afrontando el desafío

¿Cómo pueden los países esperar lograr un progreso significativo hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible en estas circunstancias nuevas y más difíciles provocadas por la pandemia?

No será fácil. Los países deberán encontrar el equilibrio adecuado entre financiar el desarrollo y salvaguardar la sostenibilidad de la deuda, entre los objetivos de desarrollo a largo plazo y las necesidades urgentes inmediatas, y entre invertir en las personas y mejorar la infraestructura. Tendrán que seguir atendiendo el asunto en cuestión: el manejo de la pandemia. Sin embargo, al mismo tiempo, también deberán seguir una agenda de reformas muy ambiciosa que dé prioridad a lo siguiente:

  • Fomento del crecimiento, que iniciará un círculo virtuoso. Agranda el pastel, lo que resulta en recursos adicionales para el desarrollo, lo que a su vez estimula aún más el crecimiento. Las reformas estructurales que promueven el crecimiento, incluidos los esfuerzos para mejorar la estabilidad macroeconómica, la calidad institucional, la transparencia, la gobernanza y la inclusión financiera, son, por lo tanto, esenciales. Nuestro estudio destaca cómo el fuerte crecimiento de Nigeria y Pakistán les permitió lograr avances significativos en la reducción de la pobreza extrema antes de 2015. Impulsar el crecimiento, que desde entonces se ha estancado en estos países populosos, será crucial.
  • El fortalecimiento de la capacidad para recaudar impuestos es vital para pagar los servicios públicos básicos que son necesarios para lograr los objetivos clave de desarrollo. La experiencia muestra que aumentar la relación impuestos / PIB en un promedio de 5 puntos porcentuales a mediano plazo mediante reformas integrales de la política y la administración tributarias es un objetivo ambicioso pero alcanzable para muchos países en desarrollo. Camboya lo ha hecho: en los 20 años previos a la pandemia, aumentó sus ingresos fiscales de menos del 10 por ciento del PIB a alrededor del 25 por ciento del PIB.
  • Mejora de la eficiencia del gasto . Aproximadamente la mitad del gasto en inversión pública en los países en desarrollo se desperdicia. La mejora de la eficiencia a través de una mejor gestión económica junto con una mayor transparencia y gobernanza permitirá a los gobiernos lograr más con menos.
  • Catalizando la inversión privada . El fortalecimiento del marco institucional a través de una mejor gobernanza y un entorno regulatorio más sólido ayudará a catalizar inversiones privadas adicionales. Ruanda, por ejemplo, pudo aumentar la inversión privada en los sectores de agua y energía de prácticamente nada en 2005-09 a más del 1,5% del PIB por año en 2015-17.

Si se llevan a cabo en conjunto, estas reformas podrían generar hasta la mitad de los recursos necesarios para lograr un progreso sustancial hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero incluso con programas de reforma tan ambiciosos, estimamos que los objetivos de desarrollo se retrasarían una década o más en tres de nuestros cuatro países de estudio de caso si lo hicieran solos.

Por eso es fundamental que la comunidad internacional también dé un paso adelante. Si los socios para el desarrollo aumentan gradualmente la ayuda oficial para el desarrollo del actual 0,3 por ciento al objetivo de la ONU del 0,7 por ciento del ingreso nacional bruto, es posible que muchos países en desarrollo de bajos ingresos estén en condiciones de cumplir sus objetivos de desarrollo para 2030 o poco tiempo después. Brindar dicha asistencia puede ser una tarea difícil para los encargados de formular políticas en las economías avanzadas, quienes probablemente estén más enfocados en este momento en los desafíos internos. Pero ayudar al desarrollo es una inversión valiosa con beneficios potencialmente altos para todos. En palabras de Joseph Stiglitz, la única prosperidad verdadera y sostenible es la prosperidad compartida.

Abdelhak Senhadji es actualmente subdirector del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Dora Benedek es subdirectora de la División de Política Tributaria del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Edward Gemayel es asesor del Departamento de África del FMI.

Alexander F. Tieman es subjefe de división de la División de Operaciones Fiscales II en el Departamento de Finanzas Públicas del FMI.