Cicatrices de curación lenta: El legado de la pandemia

Anuncios

Sharing is caring!

Por Sonali Das y Philippe Wingender

Las recesiones causan estragos y el daño suele durar mucho tiempo. Las empresas cierran, se recortan los gastos de inversión y las personas sin trabajo pueden perder habilidades y motivación a medida que pasan los meses. Pero la recesión provocada por la pandemia de COVID-19 no es una recesión ordinaria. En comparación con las crisis mundiales anteriores, la contracción fue repentina y profunda: utilizando datos trimestrales, la producción mundial disminuyó aproximadamente tres veces más que en la crisis financiera mundial, en la mitad del tiempo.

El estrés financiero sistémico, asociado con daños económicos duraderos, se ha evitado en gran medida hasta ahora, debido a las medidas políticas sin precedentes adoptadas. Sin embargo, el camino hacia la recuperación sigue siendo un desafío, especialmente para países con espacio fiscal limitado, y se ve dificultado por el impacto diferencial de la pandemia.

Lecciones de la historia

El alcance de la recuperación dependerá de la persistencia del daño económico, o «cicatrices», en el mediano plazo. Esto variará de un país a otro, dependiendo de la trayectoria futura de la pandemia; la proporción de sectores de alto contacto; la capacidad de adaptación de empresas y trabajadores; y la eficacia de las respuestas políticas.

Estas incógnitas hacen que sea difícil predecir el alcance de las cicatrices, pero hay algunas lecciones que podemos extraer de la historia. Las recesiones severas en el pasado, particularmente las profundas, se han asociado con pérdidas persistentes de producción debido a la reducción de la productividad. Aunque la pandemia ha estimulado una mayor digitalización e innovación en los procesos de producción y entrega, al menos en algunos países, la reasignación de recursos necesaria para adaptarse a una nueva normalidad puede ser mayor que en recesiones pasadas, lo que afectará el crecimiento de la productividad en el futuro. Otro riesgo es el aumento del poder de mercado de las empresas dominantes impulsado por la pandemia, que se está afianzando cada vez más a medida que los competidores colapsan.

La productividad también se ha visto afectada por las interrupciones de COVID-19 en las redes de producción. Los sectores de alto contacto, como el arte y el entretenimiento, el alojamiento y los restaurantes, y el comercio mayorista y minorista, son menos importantes para las redes de producción que, por ejemplo, el sector energético. Pero el análisis histórico muestra que incluso los choques en estos sectores periféricos pueden amplificarse en gran medida a través de efectos de contagio a otros sectores. El cierre de restaurantes y bares, por ejemplo, puede afectar a granjas y bodegas, resultando en una menor demanda de tractores y otros equipos agrícolas. Entonces, aunque el impacto inicial de la pandemia se concentró en los sectores de servicios de mayor contacto, dado el tamaño de la interrupción, aún resultó en una recesión generalizada.

gráfico 1

Implicaciones a medio plazo

A pesar de un crecimiento superior al previsto a medida que la economía mundial se recupera del impacto de COVID-19, esperamos que la producción mundial en el mediano plazo sea aproximadamente un 3 por ciento más baja en 2024 que las proyecciones prepandémicas. Debido a que la estabilidad financiera se ha conservado en gran medida, esta cicatrización esperada es menor que la que vimos después de la crisis financiera mundial.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucedió durante la crisis financiera mundial, se espera que las economías de mercados emergentes y en desarrollo tengan cicatrices más profundas que las economías avanzadas, y se espera que las pérdidas sean mayores entre los países de bajos ingresos.

gráfico 2

Esta divergencia entre países es consecuencia de las diferentes estructuras económicas y del tamaño de las respuestas de política fiscal de los países. Debido a la forma en que se transmite el virus, se prevé que las economías que dependen más del turismo o tienen una mayor proporción de sectores de alto contacto, como las islas del Pacífico y el Caribe, experimenten pérdidas más persistentes. Se estima que el PIB en las Islas del Pacífico, por ejemplo, será un 10 por ciento más bajo en 2024 que las proyecciones prepandémicas. Muchos de estos países también tienen un espacio político y una capacidad más limitados para organizar importantes respuestas de salud o apoyar los medios de vida.

Se han producido cierres generalizados de escuelas en todos los países, pero los impactos adversos sobre el aprendizaje y la adquisición de habilidades han sido mayores en los países de bajos ingresos. Las pérdidas de ganancias individuales a largo plazo resultantes y los daños a la productividad agregada podrían ser un legado clave de la crisis del COVID-19.

Políticas para limitar las cicatrices

La experiencia de recesiones pasadas subraya la importancia de evitar dificultades financieras y garantizar un apoyo político eficaz hasta que la recuperación esté firmemente en marcha.

Los países deberán adaptar sus políticas a las diferentes etapas de la pandemia con una combinación de apoyo mejor dirigido a los hogares y empresas afectados e inversiones públicas. A medida que mejora la cobertura de vacunas y se alivian las limitaciones de suministro, estos esfuerzos deben centrarse en tres prioridades:

  • Primero, revertir el revés a la acumulación de capital humano. Para abordar el aumento de la desigualdad que probablemente resulte de la pandemia, se deben ampliar las redes de seguridad social y se deben asignar los recursos adecuados a la atención médica y la educación.
  • En segundo lugar, apoyando la productividad a través de políticas que faciliten la movilidad laboral y promuevan la competencia y la innovación.
  • En tercer lugar, impulsar la inversión en infraestructura pública, particularmente en infraestructura verde para ayudar a atraer la inversión privada.

Por último, se necesitará una sólida cooperación internacional para abordar la creciente divergencia entre países. Es vital que las economías con limitaciones financieras tengan un acceso adecuado a la liquidez internacional para el gasto en desarrollo. En el ámbito de la salud, esto también significa garantizar la producción adecuada y la distribución universal de vacunas, incluso mediante la financiación suficiente para la instalación COVAX, para ayudar a los países en desarrollo a combatir la pandemia y prevenir cicatrices aún peores.

Sonali Das es economista senior de la División de Estudios Económicos Mundiales del Departamento de Estudios del FMI.

Philippe Wingender es economista de la División de Política Fiscal del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Entrada siguiente

NECOCHEA: Embelleciendo el Anfiteatro

Vie Abr 2 , 2021
A través de una iniciativa de un grupo de personas englobadas en «Estudio de Mosaicos Andi Buscalia», decidieron intervenir el Anfiteatro del Parque Miguel Lillo y embellecerlo. Esta iniciativa lleva como título «Una mirada diferente Necochea 2021», consta de trabajos de artistas de la Argentina, Chile, Brasil y Uruguay.