Internacionales

Toda Francia en zona roja, Macron cierra escuelas

Sharing is caring!

EPA/ETIENNE LAURENT / POOL MAXPPP OUT

Francia, después de un año, cierra nuevamente las escuelas, con el fin de evitar la virulenta tercera ola de la pandemia de coronavirus, visto que los casos superaron el umbral de los 5000 contagios en las salas de reanimación.

Así lo anunció hoy el presidente, Emmanuel Macron, quien siempre fue un defensor de las aulas abiertas, hablando en directo por televisión a toda la nación.
Los niños ahora permanecerán en sus casas por tres semanas, dos de vacaciones y la otra con educación a distancia, mientras toda Francia se convierte en zona roja, como está actualmente París.

Al final de semanas de altísima tensión, al borde de un enfrentamiento abierto entre el presidente y los expertos, que clamaban por una catástrofe sanitaria, Macron decidió ampliar el protocolo «reforzado» de Ile-de-France y de los otros 18 territorios de todo el país.

Sin encierro, palabra ahora vetada del vocabulario de Macron y de todos los miembros del gobierno, porque será posible seguir saliendo todo el día, sin autocertificación, siempre y cuando se eviten las reuniones. Pero desde las 19 hora local a las 6 de la mañana entrará en vigor un toque de queda en todo el país, los comercios no imprescindibles estarán cerrados así como los bares y restaurantes con las persianas bajas a partir del 29 de octubre.

Será posible salir de la casa, pero con el límite de no viajar más allá de los 10 km, a excepción del fin de semana de Semana Santa, donde todos pueden moverse entre las regiones si quieren llevar a los niños con sus abuelos y dejarlos con ellos por un mes.

Macron no ocultó la realidad, la de «una epidemia dentro de una epidemia» con la propagación de variantes, «más contagiosas y letales».

Pero «hay que resistir», añadió, lanzando un llamamiento a la «movilización general» para abril. Un mes en el que Francia juega todo: colegios cerrados una semana con educación a distancia, luego dos semanas de vacaciones de Semana Santa, después el regreso a clases para los jardines de infantes y la primaria el 26 de abril, con secundaria y bachillerato todavía con 7 días de lecciones a distancia.

Para las universidades, el actual presencia diaria cada semana, actualmente en vigor, fue confirmada.

Dos anuncios notables sobre los instrumentos de emergencia: las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) se incrementarán del nivel actual, de menos de 7.000, a 10.000. Y las vacunas, que deben tener una aceleración decisiva: dosis para todos los mayores de 60 años a partir del 16 de abril, después del 15 de mayo a todos los mayores de 50 años.

Desde mediados de junio le tocará a quienes tengan menos de 50 años y «para finales del verano -subrayó el presidente- todos los adultos franceses que quieran podrán ser vacunados». Macron admitió ante el país que había «cometido errores» en el manejo de la crisis, pero que también había «aprendido»: «en cada paso de esta epidemia podíamos decirnos a nosotros mismos que podríamos haberlo hecho mejor, que cometimos errores. Todo es cierto.

Pero yo sé una cosa: nos hemos mantenido, hemos aprendido y cada vez hemos mejorado».

La «luz al final del túnel» está programada para «mediados de mayo», anunció, cuando será posible anunciar la «reapertura gradual», bajo ciertas condiciones, de lugares de cultura y mesas al aire libre para bares y restaurantes. (ANSA).