Opinión

El futuro de Asia: la diferencia que puede hacer un año

Sharing is caring!

Por Chang Yong Rhee y Katsiaryna Svirydzenka

La Ópera de Sydney reanudó las presentaciones en vivo y la ciudad de Melbourne fue sede recientemente del torneo de tenis Abierto de Australia con la asistencia de fanáticos (en su mayoría). Japón ha vuelto a planificar los retrasados ​​Juegos Olímpicos de Verano de 2020, mientras que China se centra en los Juegos de Invierno de Beijing 2022. Después de haber sido golpeada por COVID-19 primero, Asia también se está recuperando primero. En el primer aniversario de la pandemia, ¿la región ha recuperado la salud plena?

La mejor respuesta es que es demasiado pronto para saberlo con certeza. La pandemia exacerbó los problemas existentes a largo plazo: desaceleración del crecimiento de la productividad, creciente endeudamiento, envejecimiento de la población, aumento de la desigualdad y gestión del cambio climático. Un nuevo documento del personal técnico del FMI analiza cómo la región puede afrontar estos múltiples desafíos.

Efectos duraderos

Si la experiencia pasada sirve de guía, esta pandemia tendrá efectos duraderos. Una mirada a las recesiones pasadas en las economías avanzadas revela que, en promedio, cinco años después del inicio de una recesión, la producción todavía está casi un 5 por ciento por debajo de la tendencia anterior a la crisis y es poco probable que se recupere.

gráfico 1

La pandemia de COVID-19 ha sido una tormenta perfecta, que ha destruido puestos de trabajo, ha agravado la pobreza y la desigualdad y ha creado un problema de deuda pública y privada, especialmente para países y empresas que ya tenían una salud financiera frágil. Esta disrupción económica sin precedentes tiene el potencial de dejar cicatrices duraderas en los próximos años, derivadas de la disminución persistente del capital social, el empleo y la productividad.

Los mercados laborales de Asia sufrieron, con un aumento del desempleo, una caída de la participación de la fuerza laboral y la pérdida de puestos de trabajo concentrada en industrias con salarios más bajos y entre las mujeres y los jóvenes. Los más pobres y vulnerables se vieron afectados de manera desproporcionada, lo que dejó al descubierto graves brechas en la protección social y exacerbó la ya alta desigualdad en Asia avanzada y emergente.

Resaca de deuda pública y privada

Después de la pandemia, muchos países tendrán que lidiar con una alta carga de deuda pública y privada, posiblemente demasiado grande para que algunos la puedan manejar. La deuda soberana es un problema en los estados pequeños. Abordar este problema requerirá un enfoque adicional en la movilización de ingresos, las finanzas públicas y la gestión de la deuda, con el apoyo de socios multilaterales y el alivio de la deuda que brinden un respiro.

En los mercados emergentes más grandes, el principal problema podría ser una deuda privada récord. Un número creciente de empresas no genera suficientes ganancias para pagar sus deudas. El apoyo del gobierno les está ayudando a mantenerse a flote, pero podría seguir una gran ola de quiebras corporativas cuando se retire ese apoyo y en ausencia de otras intervenciones. Esta vulnerabilidad puede ser especialmente aguda en Asia, si las condiciones del mercado financiero mundial se endurecen en el proceso de recuperación, lo que genera salidas de capital y presiones adicionales sobre el sector empresarial.

gráfico 2

Para abordar esta vulnerabilidad, los países necesitarían reforzar los marcos de resolución de la deuda privada, asegurar la disponibilidad de financiamiento adecuado y facilitar el acceso al capital de riesgo para acelerar la reasignación de recursos hacia sectores en crecimiento.

Medidas para tiempos no convencionales

La mayoría de los países brindaron un importante apoyo de política fiscal y monetaria para amortiguar el golpe. Muchos, especialmente las economías emergentes y en desarrollo, están recurriendo cada vez más a políticas monetarias no convencionales para aliviar la presión sobre los bancos y los prestatarios.

India, Sri Lanka y Nepal anunciaron una moratoria del servicio de la deuda y planes de préstamos específicos para brindar alivio a los hogares y las empresas. Se relajaron los requisitos de regulación financiera relacionados con la cobertura de capital y liquidez. Malasia y Tailandia proporcionaron liquidez adicional a las empresas a través de operaciones de préstamos del banco central, mientras que Indonesia y Filipinas utilizaron compras de activos a gran escala.

Si bien están justificadas, estas políticas más agresivas conllevan inevitablemente riesgos, que aumentarán cuanto más tiempo se utilicen. Los responsables de la formulación de políticas harían bien en centrarse en minimizar las distorsiones y desarrollar estrategias claras de salida para las medidas no convencionales adoptadas.

Sanando las cicatrices

Para evitar las «cicatrices» económicas a largo plazo, Asia necesita acelerar las reformas económicas para impulsar el crecimiento de la productividad y la inversión, permitir una reasignación adecuada de recursos entre los sectores y apoyar a los trabajadores afectados por la transición. El paquete podría incluir subsidios a la contratación bien focalizados y esquemas de reentrenamiento de los trabajadores; actualizaciones de infraestructura; simplificar los procesos comerciales; y reducción de la carga regulatoria y fiscal.

Estas acciones deben combinarse con un impulso más amplio para mejorar las redes de seguridad social para incorporar a los trabajadores a los sistemas formales, mientras se apoya a los vulnerables con transferencias monetarias condicionadas específicas.

Un futuro más verde

Paradójicamente, el impacto del COVID-19 también brindó un vistazo de lo que podría deparar un futuro mejor para Asia. La reasignación temporal de los sectores intensivos en energía, como las aerolíneas y el transporte, brinda una oportunidad para la creación de empleo en sectores más productivos y más limpios. Un paquete de impuestos al carbono bien diseñado y políticas complementarias del mercado laboral y de productos podrían respaldar la reasignación de capital y la reconversión laboral.

Esto beneficiaría la lucha global contra el cambio climático, ya que Asia-Pacífico tiene algunos de los mayores emisores de dióxido de carbono y contaminadores, y podría conducir a mejores condiciones de salud para las poblaciones locales, mejores empleos y más recursos para satisfacer las necesidades de desarrollo.

Las reformas en la atención médica, las redes de seguridad social, los mercados laborales y el sector empresarial ayudarán a mitigar los efectos de la pandemia y a abordar los problemas preexistentes a más largo plazo que enfrenta la región. Asia debe seguir siendo ágil e innovadora para salir de la crisis de una manera duradera, más ecológica y más equitativa.

Chang Yong Rhee es el Director del Departamento de Asia y el Pacífico del FMI.

Katsiaryna Svirydzenka es Asistente del Director del Departamento de Asia y el Pacífico.