Generar la recuperación: presupuestar pensando en las mujeres

Sharing is caring!

Por Antoinette Sayeh, Jiro Honda, Carolina Renteria, Vincent Tang

El Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, marca un año desde el inicio de los bloqueos generalizados en respuesta al COVID-19. Como advirtió un blog del FMI en julio, las mujeres han soportado la peor parte económica y social de la pandemia.

Con muchos gobiernos preparando presupuestos para el próximo año fiscal, ahora tenemos una oportunidad de oro para contrarrestar esta inequidad. Ofrecemos un kit de inicio para el presupuesto de género para ayudar a los países a concentrar los recursos en las mujeres y garantizar que los presupuestos futuros sean mejores para ellas que los anteriores.

Las acciones gubernamentales funcionan

Abundan los ejemplos del impacto desproporcionado de las políticas de encierro en mujeres y niñas: un millón de mujeres japonesas abandonaron el mercado laboral cuando golpeó la pandemia, mientras que la participación de los hombres en la fuerza laboral cambió mucho menos.

En Chile, el 76 por ciento de las mujeres informaron haber dedicado más tiempo a las tareas domésticas desde que comenzó COVID-19. México experimentó un aumento del 53 por ciento en las llamadas de emergencia relacionadas con la violencia contra la mujer .

El Fondo Malala calcula que es posible que 20 millones de niñas en los países en desarrollo nunca regresen al aula después de los cierres escolares relacionados con la pandemia.

Por malo que sea, podría haber sido peor si no hubiera sido por las acciones del gobierno.

El Rastreador de Respuesta de Género Global COVID-19 de la ONU muestra que los países promulgaron casi 1,000 medidas de política para abordar los desafíos relacionados con el género.

Estos incluyen licencias pagadas para las mujeres, medidas de protección del empleo, trabajo más flexible y apoyo en especie / ingresos para los hogares vulnerables.

La investigación del FMI concluye que estas medidas funcionan . Aumentan el empleo de las mujeres, lo que, a su vez, mejora el bienestar económico de todos. Esas políticas deben basarse en ellas.

De no hacerlo, se corre el riesgo de dejar cicatrices a largo plazo que consolidarán la desventaja de las mujeres y dañarán las perspectivas de recuperación.

Presupuesto de género: una guía

Pero adoptar tales políticas es solo la mitad de la batalla. Sus impactos pueden amplificarse aún más como parte de una estrategia de género coherente que se base en la necesidad, esté diseñada de manera efectiva, alineada con el proceso presupuestario y monitoreada y evaluada para mejorar la implementación. Ésta es la esencia del presupuesto con perspectiva de género.

La elaboración de presupuestos de género aporta la poderosa herramienta de los presupuestos nacionales para influir en las desigualdades de género. Integra el género en las políticas y procesos de la Gestión Financiera Pública.

Si bien fortalecer el presupuesto de género es una inversión continua y de largo plazo, presentamos un conjunto de herramientas procesables, sin importar la experiencia previa de un país, para impulsar el proceso.

El kit de inicio

Primero, reúna evidencia para evaluar el impacto de la pandemia y el encierro en mujeres y niñas. Una respuesta sin una idea del tamaño o la ubicación del problema es como lanzar un dardo en la oscuridad. ¿Cómo les está yendo a los sectores dominados por mujeres del país? ¿Las mujeres dependen más de los servicios públicos reducidos?

Presentar la evidencia en un solo documento, como una Evaluación de las necesidades de género, puede enfocar los esfuerzos. ONU-Mujeres demuestra que se puede hacer rápidamente. En solo un mes , al comienzo de la pandemia, la agencia realizó una Evaluación de Necesidades de Género en Ucrania basada en encuestas telefónicas y en línea.

Mejor por diseño

Esta evidencia se puede utilizar para enfocar las respuestas políticas. Sin embargo, la mejor intención política del mundo no puede superar un diseño de política deficiente. 

Las evaluaciones de impacto de género pueden fortalecer ese diseño al evaluar la proporción de mujeres beneficiarias y las posibles barreras de acceso. En Austria y Canadá, las evaluaciones de impacto de género son ahora parte de todas las nuevas propuestas presupuestarias.

Estas evaluaciones también pueden poner de relieve un sesgo de género no intencionado. Por ejemplo, un esquema de subsidio salarial podría dejar fuera a los trabajadores del sector informal, a menudo predominantemente mujeres, o una política tributaria podría disuadir a las mujeres de trabajar.

Distribuyendo recursos

En tercer lugar, es fundamental asignar recursos suficientes a las políticas de género para transformar los objetivos en acciones. El FMI ha apoyado el aumento de las asignaciones para las mujeres.

Por ejemplo, el programa del FMI en Egipto incluyó medidas para respaldar asignaciones presupuestarias más elevadas para transferencias de efectivo específicas (muchas a mujeres) y para mejorar los servicios públicos de cuidado infantil.

A medida que los gobiernos preparan los presupuestos para el próximo año, el anclaje de los objetivos de la política de género a través de circulares presupuestarias y declaraciones presupuestarias de género asegura que se canalicen suficientes recursos hacia estos objetivos.

Un beneficio adicional: también brindan confianza y transparencia al público. La Circular de Presupuesto 2021 de Filipinas incorpora áreas de políticas prioritarias, incluidas las de salud, nutrición y protección social, que apoyan a las mujeres.

Seguimiento y evaluación

Finalmente, realice un seguimiento de los gastos y evalúe los impactos. El seguimiento de los fondos centrados en el género en el presupuesto, las evaluaciones de políticas ligeras y las auditorías de desempeño de género pueden proporcionar retroalimentación oportuna para corregir el rumbo cuando sea necesario, y garantizar que las políticas estén funcionando.

Por ejemplo, las auditorías en tiempo real de Sierra Leona respondieron eficazmente a la epidemia de ébola y destacaron problemas en la distribución de medicamentos y pagos duplicados.

El FMI sigue profundamente comprometido con la igualdad de género y ha trabajado con 113 países miembros en la implementación de prácticas presupuestarias, asignaciones y políticas fiscales para promover la igualdad de género. Desde el inicio de la pandemia, más de 55 países han invertido con el Fondo en capacitación sobre presupuestos con perspectiva de género.

Casi todos los países tienen objetivos de igualdad de género, pero una encuesta del FMI encuentra que solo la mitad tiene marcos legales para llevarlos a cabo. Solo una cuarta parte utiliza prácticas establecidas como las declaraciones presupuestarias de género y las evaluaciones de impacto de género.

Algunos países ya han implementado presupuestos con perspectiva de género, mientras que otros son novatos, pero todos tienen margen de mejora. La recuperación de la pandemia es una oportunidad para acelerar el progreso y cosechar los dividendos.

Entrada siguiente

UPD: Clausuras en Necochea

Mar Mar 9 , 2021
“La finalidad de esto era garantizar la integridad de los chicos y salió todo bien”, señaló Walter Calabretta, subsecretario de Ordenamiento Urbano y Fiscalización, quien aseguró que seguirán los controles en la semana y resaltó el trabajo articulado con la policía y Jefatura de Educación. Seguir leyendo…