Opinión

Lo que tiene y lo que no tiene de la era digital

Sharing is caring!

Por Gita Bhatt

Acelerado por la pandemia, el futuro digital nos llega más rápido que nunca, y tal vez más rápido de lo que imaginamos. En este número, exploramos las posibles consecuencias: lo bueno, lo malo y lo gris.

Para millones, la tecnología ha sido un salvavidas, cambiando la forma en que trabajamos, aprendemos, compramos y nos entretenemos. En un año como ningún otro, ha impulsado cambios digitales revolucionarios. Los gobiernos se movieron rápidamente, utilizando soluciones móviles para brindar asistencia en efectivo; la tecnología financiera ha contribuido a la supervivencia y, en algunos casos, al crecimiento de las pequeñas y medianas empresas; y la primera moneda digital nacional, en Las Bahamas , ofrece una visión del futuro del dinero.

A pesar de la promesa de la transformación digital, también puede generar resultados desiguales en educación, oportunidades y acceso a la atención médica y los servicios financieros.

La automatización ha destruido puestos de trabajo, algunos de forma permanente. El abismo entre los conectados digitalmente y los desconectados —a través de los países y dentro de ellos y entre las áreas rurales y urbanas— ha amplificado las desigualdades sociales y económicas.

Daron Acemoğlu subraya que el gobierno puede y debe desempeñar un papel regulador, con incentivos para la innovación hacia tecnologías “amigables con los humanos” que produzcan buenos empleos. 

Hyun Song Shin y sus coautores elaboran políticas inteligentes que pueden atraer a más personas, en particular a los más pobres, al sistema financiero. Y el ministro de Educación de Sierra Leona, David Sengeh, describe en una entrevista cómo ha logrado que el sistema educativo de su país sea más digital e inclusivo.

Claramente, para que tales iniciativas tengan éxito, como enfatiza Cristina Duarte , los países deben aumentar la inversión en infraestructura digital, como el acceso a la electricidad, la cobertura móvil e Internet, y la identificación digital.

Aún así, existen riesgos reales: Tim Maurer se enfoca en abordar las amenazas cibernéticas al sistema financiero. 

Yan Carrière-Swallow y Vikram Haksar sugieren que los intereses comerciales deben equilibrarse con la protección de la privacidad y la integridad de los datos.

Otros contribuyentes iluminan los impuestos digitales , el sesgo y la ética de los datos , y la necesidad de cooperación tecnológica global .

La digitalización puede transformar economías y vidas. La conclusión clave: la innovación debe tener valor público y ser moldeada para llevar a todos a la era digital.

En otra parte de este número, la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, destaca en una columna de Straight Talk la marcada divergencia en las perspectivas entre países, regiones y sectores y las acciones de política necesarias en varios frentes. 

Sam Bowles y Wendy Carlin avanzan en la opinión de que la pandemia, junto con el cambio climático, alterará el pensamiento sobre la economía y el contrato social. Y los autores Ruchir Agarwal, Ina Ganguli y Patrick Gaule descubren que las políticas que ayudan a identificar y fomentar el talento joven de los países más pobres podrían hacer avanzar la frontera del conocimiento global.

Por último, Prakash Loungani describe a Assaf Razin de la Universidad de Tel Aviv , uno de los primeros estudiosos de la promesa y los peligros de la globalización.

Leer el número completo aquí.

Gita Bhatt es la jefa de comunicaciones sobre políticas y la editora en jefe de la revista Finance & Development.