Sharing is caring!

Two men look out the window at a venue for the Lagos State Environmental Protection Agency (LASEPA) and the Lagos State Safety Commission Social Distancing Advocacy program at Ikorodu, Lagos.

Por Abebe Aemro Selassie

La pandemia de COVID-19 representa una crisis sanitaria y económica sin precedentes para el África subsahariana.

En cuestión de meses, la propagación del virus ha puesto en peligro años de desarrollo y décadas de avances contra la pobreza en la región, al tiempo que amenaza la vida y los medios de subsistencia de millones de personas.

En nuestra última Perspectiva económica regional , proyectamos un crecimiento del -3 por ciento en el PIB de África subsahariana en 2020, lo que representa el peor resultado registrado para la región. La caída será aún mayor para las economías que dependen del turismo y las exportaciones de productos básicos.

El crecimiento en la región debería recuperarse modestamente en 2021 hasta el 3,1 por ciento, pero para muchos países, el regreso a los niveles de 2019 no se producirá hasta 2022-24.

Los países de la región actuaron con rapidez para proteger a su población de lo peor de la crisis, pero las medidas de bloqueo conllevaron altos costos económicos y sociales. Los responsables de la formulación de políticas en África subsahariana ahora enfrentan el desafío adicional de reavivar sus economías con menos recursos y opciones más difíciles.

A medida que la región mira hacia el futuro, la incertidumbre sobre la trayectoria de la pandemia continúa acechando una recuperación duradera.

Hacer frente a las limitaciones políticas y las decisiones difíciles

La principal prioridad política debería ser salvar vidas y proteger los medios de subsistencia mediante el gasto en salud y el apoyo a los ingresos y la liquidez para los hogares y las empresas. Incluso con fondos limitados, los formuladores de políticas actuaron rápidamente con lo que tenían.

Sin embargo, los países de la región entraron en la crisis con un espacio fiscal significativamente menor que el que tenían antes de la crisis financiera mundial de 2008-09.

El apoyo fiscal relacionado con COVID-19 en África subsahariana ha promediado el 3 por ciento del PIB, notablemente menos de lo que se ha gastado en otras regiones del mundo.

gráfico 1

Las economías avanzadas han tenido el espacio para hacer «lo que sea necesario». En el África subsahariana no existe tal lujo, ya que los países luchan por hacer «todo lo posible» con sus escasos recursos.

Los recursos limitados finalmente obligarán a tomar decisiones difíciles.

Las políticas fiscales necesarias para impulsar la economía deberán equilibrarse con la sostenibilidad de la deuda, que ya es un desafío abrumador para muchos países de la región.

La necesidad de respaldar el crecimiento a través de la política monetaria deberá compararse con el mantenimiento de la estabilidad externa y la credibilidad a más largo plazo.

Se necesitan medidas de regulación y supervisión financieras para abordar a los bancos y empresas afectados por la crisis, pero no deben comprometer el crecimiento a largo plazo.

Mientras tanto, los esfuerzos por estabilizar y hacer crecer las economías deben sopesarse con la necesidad de mantener la estabilidad social mientras se preparan para un crecimiento sostenido e inclusivo a largo plazo.

Pidiendo apoyo a la comunidad global

Sin una asistencia financiera adicional significativa, muchos países del África subsahariana lucharán por simplemente mantener la estabilidad macroeconómica mientras satisfacen las necesidades básicas de sus poblaciones.

El FMI ha tomado medidas rápidas para cubrir una parte significativa de las necesidades de la región al proporcionar alrededor de $ 16 mil millones de financiamiento solo este año a 33 países y alivio inmediato del servicio de la deuda a 22 de los países más pobres y vulnerables del África subsahariana.

Estamos trabajando con los países para implementar mecanismos de gobernanza que ayuden a garantizar que los fondos beneficien a su gente como se esperaba.

También hemos trabajado con el G20 para suspender los pagos del servicio de la deuda a los acreedores bilaterales oficiales y celebramos la extensión de la Iniciativa de suspensión del servicio de la deuda.

Pero se necesita más ayuda. África subsahariana enfrenta necesidades de financiamiento adicionales de $ 890 mil millones hasta 2023.

Se espera que los flujos financieros privados cubran menos de la mitad de esa necesidad, mientras que los compromisos actuales de instituciones financieras internacionales y donantes bilaterales cubrirán solo una cuarta parte de la necesidad. Bajo ese escenario, la región aún enfrenta una brecha de financiamiento proyectada de $ 290 mil millones hasta 2023.

gráfico 2

Ningún país debería tener que elegir entre pagar su deuda o proporcionar alimentos y medicinas a su gente. Para evitar la pérdida de décadas de logros en materia de desarrollo, la región necesitará acceso a más subvenciones, crédito en condiciones favorables y alivio de la deuda.

Mirando hacia un futuro mejor

A pesar de una perspectiva incierta, el potencial del África subsahariana y el ingenio de su gente siguen siendo claros. Ha llegado el momento de realizar reformas transformadoras duraderas.

El África subsahariana encontrará su camino de regreso a un camino de desarrollo verde, sostenible e inclusivo. La pandemia ha presentado una oportunidad histórica para construir un futuro mejor y la comunidad internacional tiene un papel importante que desempeñar.

Fomentar una mejor transparencia y gobernanza para mejorar la confianza en el estado de derecho, fortalecer las condiciones comerciales y fomentar el apoyo externo será un elemento clave para desarrollar un futuro mejor.

Las reformas internas transformadoras para mejorar la movilización de ingresos, la digitalización, la integración comercial, la competencia, las redes de seguridad social y la mitigación del cambio climático serán fundamentales para la resiliencia, el crecimiento y la creación de empleo de la región.

Nelson Mandela dijo una vez: «que sus elecciones reflejen sus esperanzas, no sus miedos». La larga salida de esta crisis no será fácil, pero las acciones y elecciones de hoy serán vitales para un futuro próspero y resistente para el África subsahariana.