Sharing is caring!

El gobierno británico restableció hoy restricciones para contener la pandemia de coronavirus.

Según anunció el premier Boris Johnson ante la Cámara de los Comunes, tendrán una duración de seis meses.

Johnson precisó que la semana próxima el ejecutivo presentará al Parlamento una propuesta.

Es para extender la legislación de emergencia aprobada en la primavera boreal, durante la fase más aguda de la pandemia.

Las medidas incluyen la reducción a 15 personas la cantidad máxima de invitados a un casamiento.

El primer ministro definió la situación actual como «un peligroso punto de inflexión» que debe enfrentarse de inmediato.

La tendencia a la suba de casos se confirma y refuerza, según los datos difundidos hoy por el gobierno.

Certifican otros 4.926 contagios, el punto más alto desde mayo. También van en aumento los muertos:

37 en las últimas 24 horas, así como las internaciones en hospitales y terapia intensiva.

Llegaron en todo el país respectivamente a 1319 y 138, en tanto se realizan unos 200.000 tests diarios.

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, aprobó las nuevas medidas pero acusó al gobierno de no tener una estrategia global.

Criticó las fallas en el sistema de test y trazabilidad. Dijo que un eventual nuevo bloqueo nacional de actividades sería un signo de «fracaso» del ejecutivo.

Johnson dijo que el coronavirus está nuevamente «en alza» en el Reino Unido.

Por eso se decidió imponer nuevas medidas restrictivas que «de ningún modo representan un nuevo cierre total».

Agregó que la perspectiva de una segunda ola de la enfermedad es «real», como sucede en «Francia, España y otros países».

Confirmó la decisión de volver a imponer límites, a partir del jueves.

Es a los horarios de pub, restaurantes y bares de Inglaterra (con toque de queda a las 22).

También, dijo que se volverá alentar el teletrabajo, que se extenderá la obligación legal de usar mascarilla.

Se realizarán controles estrictos para reuniones sociales, que no podrán incluir a más de seis personas.

Se pospuso el regreso del público a los eventos deportivos.

En los últimos días, se duplicaron las admisiones hospitalarias y el nivel de alerta ascendió a 4.

«Ahora es el momento de actuar para evitar un bloqueo general y medidas más estrictas», dijo Johnson.

El objetivo vuelve a ser el de «reducir la interacción social para ralentizar la propagación del virus», explicó el ministro de Gabinete, Michael Gove.

Por la noche, el premier difundirá un mensaje televisivo para ilustrar sobre las nuevas medidas. (ANSA).