Sharing is caring!

Una parte del público del Teatro Real forzó la cancelación de una velada de la ópera «Un ballo in maschera» por la falta de distancia social, ante el riesgo de contagios de Covid-19 en la sala.

Los asistentes de los pisos superiores comenzaron ayer a protestar al ver que no había asientos de separación, mientras que en la planta baja, más cara, sí había distancia.

El abucheo obligó al director musical, Nicola Luisotti, tras dos intentos de comenzar, a abandonar su puesto y la función se canceló.

El teatro respondió hoy que cumplió con la normativa vigente, al tener un aforo del 51%, y dijo que la ley no exige la separación.

El gobierno regional de Madrid permite un aforo de hasta el 75%.

El presidente del patronato, Gregorio Marañón, se peguntó: «¿Te imaginas que compras un billete de avión y no viajas porque no hay separación?».

No obstante, el teatro anunció que abrirá una investigación «para averiguar esta lamentable incidencia y tomará las medidas necesarias para que las sucesivas funciones se desarrollen con normalidad», dijo en un comunicado. (ANSA).