Sharing is caring!

Las Familias Hipotecadas UVA estamos transitando los últimos días del congelamiento de la cuota UVA, que en su momento dispuso el gobierno como una de las medidas implementadas para paliar el sobre endeudamiento de los hogares argentinos agravado en este escenario de pandemia.

Estamos frente a una primavera de incertidumbre con una cuota que sigue atada a la inflación, y con un capital que durante estos meses se siguió actualizando de manera escandalosa.

En el día de ayer, el Banco Central a través de la Comunicación A 7107 dispuso la prórroga del diferimiento de las cuotas impagas al final de la vida del crédito, medida que aplica a los saldos impagos de todo tipo de créditos.

Es decir, una familia que entre abril y diciembre no pudo pagar la cuota de su crédito hipotecario UVA, podrá optar por pagarla al final de la vida del mismo, según lo que indique el contrato.

Seguimos sosteniendo que resulta imperioso encarar una solución de fondo para resolver el problema que afecta a las más de 105.000 familias que obtuvieron los créditos hipotecarios en UVA indexados por inflación.

Recordemos que estos créditos fueron una herramienta de una política pública de acceso a la vivienda que impulsó la administración del ex presidente Mauricio Macri y que heredó la actual gestión que encabeza el presidente Alberto Fernández, quien en campaña se comprometió públicamente a otorgar una solución justa y viable para las familias.

Lamentablemente, en los últimos años la inflación ha aumentado de manera desenfrenada, empujando de manera desmedida el valor de la UVA.

En lo que va de este año, tomando la cotización de $ 47,23 del 1/1/2020 llegamos a $ 57,80 para la cotización al 16/9/2020, lo que representa un incremento del 22% para ese lapso de tiempo.

Es importante señalar esto porque el congelamiento de la cuota decretado por el gobierno no frenó la indexación de la UVA, cuyo valor varía día a día por efecto de la inflación, corrigiendo el capital adeudado con ese índice de manera ininterrumpida.

El ejemplo tal vez es más visible cuando se lo muestra en números:

Un crédito cuya cuota es equivalente a 718 UVA otorgado en abril de 2018 abonó una cuota de $ 16.607 en mayo de 2018.

Para el 1/1/2020 esa cuota era de $ 33.911 y será de $ 42.060 el 1/10/2020 según la evolución actual de la UVA.

Esta suba hará imposible el pago de las cuotas para miles de familias hipotecadas, sino se dispone un inmediato congelamiento en el valor de la UVA a través de un DNU, hasta tanto no se logre una salida de fondo.

El gobierno cuenta con las herramientas para encarar una reestructuración de estos créditos y transformarlos en hipotecas viables con cuotas accesibles que permitan salir del sobre endeudamiento.

Debe prevalecer la voluntad y decisión política para regular al sector financiero. Es momento de impulsar medidas de fondo que brinden una salida definitiva de un sistema que, a tan solo cuatro años de vida de su lanzamiento, ha resultado ser un verdadero fracaso como política de acceso a la vivienda, ya que ha producido efectos ruinosos sobre la economía de las familias afectando profundamente la calidad de vida de la mayoría de ellas. 

De no brindarse una pronta solución, miles de familias correrán el riesgo de perder sus viviendas como consecuencia de que las cuotas se tornarán impagables.

Está en manos del Gobierno, brindar una solución definitiva que ponga fin a este calvario. No se puede seguir dilatando una solución.

El esfuerzo compartido al cual alude el presidente debe partir de la base de la absoluta disparidad contractual existente entre las partes y del reconocimiento de que los bancos ya ganaron, con una UVA que desde su inicio superó el 300%, mientras las familias vieron devaluados sus ingresos por la escalada de la inflación.

Sólo así se arribará a una solución justa que brinde protección al sector más débil de la relación contractual.

El sistema financiero no puede eludir su responsabilidad y debe asumir los costos de la salida de este sistema, porque como afirmó el presidente “Cuando uno gana mucho y otros poco, no es una sociedad es una ESTAFA”.

COLECTIVO NACIONAL HIPOTECADOS UVA AUTOCONVOCADOS

VIVIENDA SI, NEGOCIO NO.