Sharing is caring!

El Intendente de Necochea, Dr. Arturo Rojas, decidió distanciarse de Juntos por el Cambio casi desde el comienzo de su gobierno.

No lo hizo solo, tuvo el mismo destino que otros jefes comunales, que se vieron “ninguneados” por las autoridades provinciales de la coalición que encabezaba el PRO. Los intendentes macristas y radicales habían tomado decisiones y concretado acuerdos con el gobierno de Kicillof a espaldas de los intendentes independientes.

El apoyo público que ofrecieron horas atrás al gobernador Axel Kicillof marca claramente el camino decidido. Incluso, las palabras de Rojas expresando que va a ser consecuente con las medidas provinciales y nacionales con respecto al Covid 19, lo reafirma.

Es importante, destacar que el actual Jefe Comunal, aunque fue en la misma lista de Macri y Vidal, siempre se mostró vecinalista en su campaña. No convocó a ningún político de Juntos por el Cambio de nivel nacional o provincial durante la campaña.

Quienes participaron en su lista, en forma directa o después de las PASO, sabían cuál era el matiz de la campaña electoral. Por tal motivo, nadie puede hacerse el distraído y decir que se engañó al electorado, porque los mensajes fueron muy claros.

La determinación del Partido Fe, de alejarse de la estructura creada por el PRO, los radicales y la Coalición Cívica, dio más sustento a la decisión de Arturo Rojas. No significa, de acuerdo a comentarios de allegados al Intendente, que piense en integrar las listas del oficialismo del Frente de Todos en las legislativas. No se va a producir una incorporación a la coalición gobernante en provincia y nación, sino más bien una profundización del vecinalismo.

Las agrupaciones y expresiones políticas que acompañan al actual intendente de Necochea, han profundizado su inserción de base. Rojas ha entendido que se debe fortalecer las bases propias, para luego fortalecer la gestión en nación y provincia.

Los dirigentes deben volver a robustecer su vínculo con los vecinos, no esperar la bendición de dirigentes que viven cerca del calor del poder, pero que no poseen inserción propia.

Las jugarretas políticas cada vez tienen menos espacio. Los problemas son muchos y la pandemia los profundizó. Los márgenes de los advenedizos de la política son cada vez más estrechos, por suerte.

Necochea intenta jugar de local, y es una buena señal.