Sharing is caring!

EPA/Ernesto Mastrascusa

El gobierno cubano calificó de «muy favorable» el escaso número de contagios de Covid-19 en la isla, con tan solo un caso este domingo, y anunció nuevas medidas para el comercio interno y contra la crisis económica.

«Vamos consolidando el avance en el enfrentamiento a la Covid-19», declaró el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

Además alentó a un rápido desarrollo de nuevas medidas económicas diseñadas para luchar contra la crisis a causa de la pandemia.

En La Habana capital y la mayor ciudad del país que está aún en la primera fase de la reapertura no se ha retrocedido en las medidas establecidas para esa etapa que incluyen playas abiertas y negocios gastronómicos y más transporte público, sin abandonar las medidas de protección individual.

El pasado sábado hubo mucho actividad comercial en la ciudad, ya que pudieron verse extensas filas o «colas» frente a las tiendas dedicadas a la venta de alimentos, mientras se espera para este lunes la apertura de otros negocios.

Las autoridades abrirán este lunes en todo el país establecimientos dedicados al comercio de productos alimenticios y mercancías de aseo cobradas en dólares estadounidenses y otras monedas convertibles.

Algunos de esos negocios están en barrios habaneros. La prensa publicó ya la ubicación de los comercios estatales que abrirán con esa fórmula y que aceptarán los pagos solo con tarjetas bancarias.

El gobierno continuó con sus llamados para «fortalecer la economía en momentos de crisis».

El presidente Díaz-Canel insistió en el carácter «estratégico» de las nuevas medidas económicas anunciadas el jueves último.

«Todas esas decisiones llevan un cambio profundo en la operatividad de la economía, en un grupo de ámbitos y sectores económicos y sociales que, en fin de cuentas, están previstas precisamente para que podamos tener un mejor comportamiento económico y enfrentar la crisis, no solo resistiendo, sino avanzando», declaró.

Paralelamente aumentaron las denuncias oficiales sobre ciudadanos mencionados como «revendedores» y «coleros».

Los primeros, según las acusaciones, compran mercancías para venderlas a precios más altos y los segundos venden sus puestos en las filas para comprar.

Mientras se fortalece la lucha contra la crisis económica, permanecen avances sobre la epidemia.

Desde que comenzó la pandemia mundial enfermaron en Cuba 2.246 personas y murieron 87. No ocurren fallecimientos por Covid-19 desde hace 8 días.

Aún se mantienen tres cuarentenas abiertas en la capital cubana pero las autoridades sanitarias aclararon hoy que el más reciente caso reportado no surgió en alguna de esas áreas.

En la ciudad están hospitalizados 49 pacientes contaminados con el nuevo coronavirus. (ANSA).