Dos puntos del presupuesto de María Eugenia Vidal para el año próximo generarán roces con los intendentes. Uno contiene los subsidios a la tarifa social eléctrica y al transporte que Nación dejó de costear y que ahora deberán pagar las arcas municipales. El otro es el porcentaje del Fondo Educativo que los municipios deberán afectar a obras de infraestructura en las escuelas.

Seguir leyendo…