sábado, julio 13, 2024

Internacionales

Hillary y Trump, los candidatos más ancianos

Sharing is caring!

Donald Trump y Hillary Clinton no sólo se disputan la presidencia de Estados Unidos, sino que también hay entre ellos un duelo sobre sus respectivas condiciones de salud, ya que son los candidatos más ancianos en la historia de las presidenciales del país, con 70 y 68 años respectivamente.

El que primero desenvainó la espada fue el magnate neoyorquino, que acusó a su rival demócrata de no tener la «fuerza física ni mental» para ocupar la presidencia de la nación.

Su entorno y su equipo de campaña, con el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani a la cabeza, agregaron que la ex secretaria de estado está enferma.

Hillary se vio obligada hoy a responder, por primera vez, y calificó como «estrategia extravagante» y «realidad alternativa» a las repetidas acusaciones de su rival, sobre que ella está incapacitada físicamente para gobernar el país porque está enferma.

«Debo entrar en una realidad alternativa y responder a cuestiones del tipo si estoy viva, o cuánto viviré u otras cosas similares», dijo la ex Secretaria de Estado en una entrevista con la cadena ABC News, con marcado tono de ironía.

Lo cierto es que ninguno de los dos candidatos dio a conocer datos sobre su estado de salud luego de las primarias. Tampoco autorizaron a sus médicos a que brinden entrevistas.

Los últimos datos médicos que se tienen de ellos corresponden a 2015.

El de Trump no tiene, por ejemplo, ningún detalle sobre su ritmo cardíaco y respiratorio, ni sobre su nivel de colesterol o historia médica familiar.

Sin embargo, su médico personal, Harold Bornstein, aseguró que, en caso de ganar las elecciones, Trump «será el individuo más sano jamás electo para la presidencia» de Estados Unidos.

Clinton, en cambio, difundió una carta de dos páginas detallando datos sobre el trauma que sufrió en 2012, luego de un sufrir un desvanecimiento que le provocó un hematoma en la cabeza y problemas en la visión.

Su médica personal, Lisa Bardack, dijo que los síntomas desaparecieron en dos meses. Sin embargo, su esposo Bill aseguró que a Hillary le demandó seis meses de duro trabajo para superar los problemas.

El portavoz de Trump aseguró que el magnate inmobiliario no tendrá problemas en dar a conocer su estado de salud si Hillary también lo hace.

Un enigma para los ciudadanos estadounidenses que, al parecer, no tendrá pronta resolución. (ANSA).