viernes, julio 12, 2024

Internacionales

Homicida de Munich, con desórdenes psíquicos

Sharing is caring!

El autor de la matanza de Munich tenía «desórdenes mentales» que «no eran irrelevantes», dijo el ministro de Interior de la región de Baviera, Joachim Hermann.

«Tenemos indicios de que el autor de los hechos de Munich tenía trastornos mentales no irrelevantes», afirmó Hermann, en la rueda de prensa con el presidente alemán Horst Seehofer, tras una reunión extraordinaria de autoridades en Munich.

El ministro ha confirmado así la información proporcionada por el fiscal de Munich, Thomas Steinkraus-Koch.

Fuentes de seguridad citadas por la prensa alemana indicaron que el asesino había tenido problemas en la escuela y se supo que el pasado viernes no había superado un examen final.

Sobre la base de la información de inteligencia, se supo que el atacante del centro comercial, quien asesinó a nueve personas, estaba tomando antidepresivos y estaba en tratamiento psiquiátrico.

Incluso, la policía esta tratando de comprobar si el joven matador, de 18 años de edad, de origen alemán-iraní, había tratado de atraer al local de McDonaldïs donde plasmo la matanza a algunos compañeros de clase a través de un mensajes por Facebook. (ANSA).

La policía cree que el ataque en Munich fue un acto de locura sin vínculos islamistas

La policía alemana ha descartado que David S, el germano-iraní de 18 años sospechoso del asesinato de nueve personas el viernes en Munich, tenga vínculos con el autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

Los investigadores han informado este sábado que el presunto autor de la masacre estaba en tratamiento por depresión. La policía, que registró la vivienda del estudiante en en Maxvorstadt, un céntrico barrio de la capital bávara, encontró allí información —libros y artículos— sobre matanzas masivas, pero ningún vínculo que haga pensar en un móvil islamista.

Entre el material encontrado en la habitación del joven, se encontró el libro. «Amok [un término alemán que se refiere a las matanzas masivas provocadas por un acceso de locura], por qué matan los estudiantes».

La policía sospecha que había convocado a varias personas a través de Facebook en el McDonalds, donde cometió el ataque. Para ello, sospechan que usó una cuenta falsa con el nombre de una chica en esa red social para invitar a la gente al restaurante donde realizó el ataque.

homicida munich 2

El presidente de la policía de Munich cree que el germano iraní pudo inspirarse en la matanza perpetrada en Noruega por Anders Breivik, de la que justo el viernes se cumplían cinco años.

La relación, ha dicho el responsable policial «es obvia», ya que al parecer el supuesto autor del tiroteo de Munich hizo varias búsquedas sobre lo ocurrido en Oslo y la isla de Utoya, en la que el ultraderechista mató a 76 personas.

También en otra masacre, la de Winnenden, en el suroeste de Alemania, donde en 2009 un adolescente de 17 años mató a 14 personas, la mayoría en el colegio donde había sido alumno.

El mensaje del responsable policial fue triple: el atentado no está relacionado con el yihadismo ni con los refugiados, la seguridad en la ciudad se ha restablecido y no hay ningún motivo para que los muniqueses no hagan vida normal y no hay ningún indicio de que el atacante hubiera actuado con más personas. La canciller alemana, Angela Merkel, ha declarado este sábado que las autoridades trabajarán a fondo para averiguar qué hay detrás del ataque de Múnich.

La mayor parte de las víctimas del brutal ataque son jóvenes que salieron a disfrutar de una tarde de viernes en las cercanías del centro comercial Olympia. Ocho de los nueve muertos tendrían entre 14 y 21 años, según informaciones policiales a las que ha tenido acceso la cadena pública ARD. Tres de ellos serían kosovares, según confirmó un portavoz policial. La otra sería una mujer de 45 años. Un amplio cordón policial cubre este sábado la zona del tiroteo, en la que la policía está recogiendo pruebas sobre el ataque.

Hasta allí se han acercado testigos de los hechos como Nadine, una mujer que contaba cómo había pasado la noche anterior al pasear por la zona. «La policía nos pidió que nos metiéramos en casa y no nos acercáramos a las ventanas. La noche fue una catástrofe. Mis tres hijos tenían mucho miedo y pasamos la noche en la misma cama porque no podían dormir», aseguraba. «Es horrible pensar que un hombre tan joven haya hecho algo así. Y no sabemos si es un terrorista, un loco o qué le ha llevado a hacer algo así», continuaba.

Múnich trata de recobrar la calma tras su peor día en décadas, que ha dejado diez muertos —incluido el agresor— y 16 heridos, tres de ellos de gravedad. El caos y la tensión de la noche del viernes se relajaron algo cuando la policía cambió la versión con la que trabajaba: ya no buscaba a tres terroristas dispuestos a matar por toda la ciudad. El jefe de la policía explicó en la madrugada del viernes que las dos personas capturadas sospechosas no tuvieron «absolutamente nada que ver» con el atentado, y que eran tan solo personas que corrían despavoridas tras el tiroteo.

“Fue un solo atacante y está muerto. Ya no genera ningún peligro y eso es lo más importante para nosotros”, dijo el sábado el jefe de la policía de Múnich, Hubertus Andrä. El cuerpo del joven, que usó una pistola, fue hallado en una calle aledaña del centro comercial del tiroteo con signos claros de suicidio. La policía aún investiga la autenticidad de un vídeo en el que el agresor gritaba desde un tejado: «Soy alemán. Nací aquí», y en que avisaba que estaba en tratamiento psiquiátrico.

El Gobierno ha convocado para este sábado al gabinete de seguridad. “Los ministros responsables ya están de camino a Berlín”, dijo en la noche del viernes el jefe de la Cancillería, Peter Altmaier. Además de la canciller Angela Merkel, participarán el vicecanciller Sigmar Gabriel y los responsables del Interior, Defensa, Justicia, Exteriores, Transportes y Cancillería. El ministro del Interior, Thomas de Maiziere, ha anunciado un día de luto nacional en toda Alemania. (EL PAÍS-ESPAÑA)

Todos los detalles sobre el ataque que dejó 9 muertos y 27 heridos en Munich

La policía de la ciudad alemana de Múnich informó que el ataque ocurrido este viernes por la tarde en un centro comercial, en el que murieron 9 personas y 27 resultaron heridas, fue ejecutado por un único sospechoso que se suicidó.

Según las autoridades, el sospechoso es un estudiante de 18 años de nacionalidad alemana e iraní que nació y creció en Múnich. No era refugiado ni inmigrante.

Así informaron este sábado al mediodía en conferencia de prensa. Hasta el momento se desconocen sus motivaciones.

Según las autoridades, no tenía historial criminal y la policía no encontró evidencia alguna de una posible relación con el autodenominado Estado Islámico (EI)ni con ningún otro grupo extremista.

«Probablemente se radicalizó por su cuenta», dijo la canciller alemana Angela Merkel en otra rueda de prensa en Berlín, en la que compareció tras reunirse con el consejo de seguridad nacional.

Pero tras registrar la casa del atacante la policía halló documentación— libros y recortes de diarios— que demostraría que había investigado sobre ataques similares previos.

Entre otros, se habría interesado por el tiroteo que el 22 de julio de 2011 dejó al menos 77 personas muertas en un campamento estudiantil en la isla de Utoya, en el sur de Noruega.

Aquel ataque lo llevó a cabo Anders Behring Breivik, un noruego que denunciaría luego a su país por «violación de los derechos humanos» luego de que las autoridades lo mantuvieran retenido en una celda de aislamiento.

Por su parte, el atacante de Múnich llevó a cabo su acción con una pistola Glock 17 de 9 milímetros, cuyo número de serie fue «borrado de forma ilegal», informaron.

En un principio las autoridades habían informado que buscaban a tres hombres como posibles responsables del ataque perpetrado en el centro comercial Olympia, una hipótesis ya descartada.

El cuerpo sin vida del sospechoso fue hallado a 1 kilómetro del centro comercial, en Moosach, un suburbio de la sureña ciudad, tercera más grande del país y capital del estado federal de Bavaria.

homicida munich 3

Víctimas

Con su acción dejó atrás 9 muertos, siete de ellos adolescentes.

Además, 27 personas resultaron heridas y 10 de ellas, uno de ellos un niño de 13 años, están graves.

De acuerdo a medios locales, tres de las víctimas mortales son de Kosovo, otras tres de Turquía y uno de Grecia.

Pero «si el atacante tenía como objetivo a alguna comunidad o nacionalidad concreta, eso está por averiguar», dijo el jefe de policía de Múnich, Hubertus Andrä.

El ataque dio lugar a una enorme operación policial de busca y captura en la que participaron miles de agentes y fuerzas especiales de Alemania y la vecina Austria.

Y entre otros lugares, las fuerzas especiales registraron la casa del supuesto atacante en Maxvorstadt, un distrito de Múnich, donde vivía con su familia.

También se interrumpió el sistema de transporte público de Múnich, que ya reanudó su actividad.

Aunque el acceso al centro de la ciudad sigue bloqueado, las autoridades informaron que la situación está controlada y que no hay motivo para cancelar ningún plan que se tenga en la ciudad.